TEMA CENTRAL: The Ultimate Driving Machine from San Luis Potosi to the world.


Por: Daniel Murillo

BMW Group planta San Luis Potosí inauguró sus instalaciones en el estado de San Luis Potosí, con lo cual lanzaría oficialmente el primer auto de la marca alemana producido en México al mercado mundial.

Esta planta tubo un monto de inversión de mil millones de dólares y generará más 2 mil 500 empleos directos; ubicada en el municipio de Villa de Reyes, comenzó su producción de prueba en abril pasado, mes en que -según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), -armó 709 unidades.

La nueva planta tendrá capacidad de armar 175 mil unidades anuales, las cuales serán por ahora del modelo Serie 3 de nueva generación. La firma alemana considera la planta de México como estratégica para incrementar su presencia en el continente americano, principalmente en el mercado de Estados Unidos.

Además de la inauguración, se suma su nuevo corredor de cargadores de autos eléctricos entre la Ciudad de México y la capital de San Luis Potosí, esto, con la finalidad de que los directivos de la empresa se puedan mover entre ambas ciudades con vehículos híbridos y eléctricos de la firma, pero también para uso de personas que tengan este tipo de autos, no necesariamente de la marca BMW.

La empresa se consolidá como un mercado clave para el grupo BMW (que conforman las marcas BMW, Mini y Motorroad) en Latinoamérica; en los últimos años, el volumen de ventas para el grupo en la región representa un crecimiento por arriba del de países como China.

Alexander Wehr, presidente y CEO de la firma en la región, dijo que este año será fundamental en la historia de la marca en México, mercado donde cumplen 25 años de presencia.

“México para nosotros es el mercado líder, no solo por tamaño, sino por potencial, el año pasado comercializamos más de 18 mil 500 unidades, solo BMW, que es un crecimiento por encima de 18 por ciento”, señaló el directivo.

Por su parre, Oliver Zipse, responsable de Producción de BMW Group, destacó que la compañía cuenta con más de 200 proveedores en el país para su planta de San Luís Potosí, algunos de ellos son pequeñas y medianas empresas mexicanas, el resto son compañías internacionales; gran parte de estos proveedores llegaron a instalarse en territorio potosino.

Además, todos los nuevos empleados y aprendices de la factoría recibirán formación sobre los últimos procesos de producción y tecnologías del grupo, basados en el modelo de formación profesional dual. La planta está trabajando con cuatro institutos técnicos en esta área y ya ha formado a 250 aprendices en oficios técnicos.

“La nueva planta de San Luis Potosí es un pilar importante de la estrategia de producción global del grupo BMW. Nuestro objetivo es lograr un equilibrio en nuestra producción y ventas en las diferentes regiones del mundo”, señaló.

El directivo de la firma alemana indicó que, en San Luis Potosí, BMW utilizará el software Smart Maintenance Assistant, que permite planificar el mantenimiento proactivo en toda la planta con antelación, aumentando así la disponibilidad del equipamiento.

A su vez, Hermann Bohrer, CEO de BMW planta San Luis Potosí, menciono que la compañía utilizará diversas tecnologías como la Industria 4.0, por ejemplo, en el ensamblaje, donde las pantallas han reemplazado en gran medida al papel durante todo el proceso. Dos pantallas por tarea proporcionan al personal toda la información que necesitan. Asimismo, los robots y los empleados trabajarán directamente uno junto al otro en el montaje previo del motor.

“La planta fue diseñada desde el principio para poder responder de forma rápida y flexible a las futuras variantes de modelos y volúmenes de producción. Utilizamos tecnologías innovadoras de la Industria 4.0, incluyendo nuevas soluciones de automatización y modernos sistemas de asistencia. Desde el principio, la sostenibilidad también fue uno de los principales objetivos, y estamos estableciendo nuevos estándares en esta área”, destacó Hermann Bohrer.

El grupo BMW ha operado su propia oficina de compras local en México desde 2008. En 2017, la oficina se trasladó de la Ciudad de México a San Luis Potosí, donde actualmente emplea a 105 personas. El volumen de compras de la compañía en el país alcanzó los 2 mil 500 millones de dólares (2.218 millones de euros) el año pasado.

En 2018, el grupo BMW vendió un total de 25 mil 090 vehículos (18 mil 501 unidades de BMW y 6.589 unidades de Mini) en México, lo que supuso un incremento del 13 por ciento en comparación con el ejercicio precedente.

Además, BMW invertirá en su planta de Spartanburg (Estados Unidos) otros 600 millones de dólares (532,2 millones de euros) para el año 2021 con el fin de adaptarla a las futuras generaciones de los modelos X, mientras que el número de puestos de trabajo aumentará paralelamente hasta 11 mil 000 trabajadores.

Desde hace 25 años que la compañía inauguró la factoría de Spartanburg, BMW ha destinado casi 9 mil millones de dólares a la instalación (7 mil 982 millones de euros) y ha creado casi 70 mil puestos de trabajo directos e indirectos en Estados Unidos.

Zipse aseguró, que la empresa bávara mantendrá sus planes de inversión en Norteamérica pese a la amenaza del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer aranceles a los productos mexicanos.

“Vamos a mantener nuestro plan y en este momento no vemos razón para cambiarlo”, señaló.

Prepararse para el futuro

Las nuevas instalaciones de la firma alemana es una apuesta a un ambicioso futuro. La planta arrancó produciendo el icónico sedán Serie 3, pero los directivos de la compañía dicen que ahí se producirán tanto vehículos de combustión, como eléctricos e híbridos.

Elegir a México como sede de su planta no fue casualidad. Zipse explicó que la decisión se basó en la fortaleza de la red de distribuidores y la industria automotriz que tiene el país, además de su ubicación estratégica que permite el movimiento de mercancía hacia Norteamérica y Sudamérica, así como hacia otros mercados con salidas los océanos Pacífico y Atlántico.

Andreas Wendt, responsable del área de Compras y Proveeduría, detalló que el 50 por ciento de los proveedores de la planta son locales alrededor de 220, siendo 100, Tier 1 y 120, Tier 2, de esto el 30 por ciento provienen de Estados Unidos, 15 por ciento de la región de Norteamérica y 5 por ciento son proveedores asiáticos.

“Tenemos una regla clara: la producción siga al mercado y la compra de insumos siga a la producción, porque necesitamos una cadena de suministro corta, lo cual supone una ventaja para asegurar proveeduría, recortar costos y contribuir a la sustentabilidad”, agregó Wendt.

La compañía será abastecida con electricidad 100 por ciento libre de dióxido de carbono (CO2), con 70 mil metros cuadrados de paneles solares, la planta genera suficiente energía para alimentar las áreas de ensamble y logística, mientras que el área de pintura reutiliza 80 por ciento del agua que utiliza.

La sustentabilidad en las instalaciones va de la mano con la tecnología. La manufactura 4.0 es una cotidianidad en el nuevo complejo de BMW. Por ejemplo, en el armado de carrocería se cuenta con 500 robots que pueden hacer hasta 5 mil puntos de soldadura, tiene cámaras con inteligencia artificial que detectan errores visualmente en la línea de ensamble, y aplicaciones de realidad aumentada para evaluar los productos fabricados.

La nueva planta produce 35 vehículos cada hora, pero la meta es que al cerrar 2019 esté preparada para fabricar una unidad por minuto (60 autos por hora).

BMW Group promotor global en San Luis Potosí

La apertura de la planta armadora de Bayerische Motoren Werke (BMW), además de traer un buen número de empleos directos e indirectos y desarrollo industrial, será una de las mejores promociones a nivel global de San Luis Potosí, con lo cual es posible que se atraigan a más empresas de este tipo.

La automotriz alemana será para exhortar y mejorar la cultura laboral que se tiene y lo mejor generación de economía tanto en el estado como en el país, estos último de suma importancia.

Hay mucho trabajo por realizar y que no se debe descuidar, como es el caso de los rubros de la movilidad y la seguridad, en los cuales las acciones deben ser permanentes, para así lograr que San Luis Potosí sea un líder tanto para el Clúster Automotriz como en el sector de la industria de la transformación.

El inicio de operaciones de BMW brinda una certeza a San Luis Potosí y anima a todos los sectores a trabajar unidos para atraer más inversiones y empresas, que aprovechen las ventajas que ofrece el territorio potosino que redunda en beneficios para todos.

A pesar de que se viven tensos momentos con Estados Unidos, no afecta la llegada de inversiones, por lo que se debe colaborar para continuar en el camino de la gestión y promoción para que lleguen capitales tanto nacionales como extranjeros a la entidad.

BMW como las empresas proveedoras que ya llegaron con ella en estos momentos su mayor preocupación y ocupación es comenzar su producción para así alcanzar las metas que se fijaron, además de su mano de obra será protagonista para ayudar a que se logren los objetivos.

México será el futuro de BMW en las Américas

Desde el arranque de operaciones, la automotriz alemana ya tiene estimado duplicar la construcción de sus instalaciones —en el mediano plazo—, para alcanzar una producción de 650 mil vehículos anuales, que incluya desde combustión, híbridos y eléctricos.

“Después de importantes y continuas inversiones en Estados Unidos y en China, México y San Luis Potosí, en particular, es el lugar ideal para la próxima planta de producción a gran escala del Grupo BMW”, afirmó Oliver Zipse.

BMW Group planta San Luis Potosí es considerada como la más innovadora y tecnológica del grupo, que se encargará de ensamblar su modelo Serie 3, un vehículo semiautónomo (asistencia al conductor en movilidad y seguridad, así como conectividad).

Para ello, se tienen planes de construir tres edificios más para incrementar la producción, pues posee un terreno de 300 hectáreas, que hasta el momento ha utilizado sólo 120 hectáreas de ese espacio.

“San Luis Potosí, para el Grupo BMW es un pilar importante en la estrategia de producción global, ya que nuestro objetivo es lograr un equilibrio en nuestra producción y ventas en las diferentes regiones del mundo. Queremos fortalecer nuestra huella en mercados importantes y en crecimiento”, acotó el directivo de la automotriz.

La alemana tiene definidos sus tres objetivos: pasar de los autos Serie 3 a gasolina a los híbridos y eléctricos en cinco años; crecer los mercados de exportación de 40 países a más de 60, y tener la capacidad flexible para pasar de sedanes a vehículos comerciales SUV, puesto que la planta en Múnich llegó a su máxima capacidad.

La ensambladora empezará a reclutar a 300 ingenieros y más de mil técnicos para la nueva tecnología de híbridos y eléctricos, lo que demuestra que el proyecto incluye nuevas plataformas debido a la flexibilidad de la planta, así como otros modelos en la manufactura de camioneta deportivas SUV, modelos X3 y X5, entre otros.

El sector de la capacitación está preparado para generar a mil técnicos e ingenieros especializados en autos, dijo Jorge Contreras, presidente del Grupo CEDVA. El proceso llevará varios años, pero la especialización será en autos y camionetas híbridas y eléctricas. La planta tiene capacidad de producir sedanes Serie 3 compactos.

Por su parte, Milagros Caina-Andree, integrante del Consejo de Administración para el área de Recursos Humanos, indicó que el esfuerzo y dedicación de los asociados que se formaron y capacitaron en el Centro de Capacitación, desde el 2017, y a través del sistema de educación y entrenamiento dual, ya cuentan con la cuarta generación con más de 100 jóvenes de la Universidad Tecnológica de San Luis Potosí, el CONALP y CECYTE, entre otras instituciones.

Dicho centro de entrenamiento representó una inversión de 6.5 millones de dólares y está construido sobre una superficie de 100 mil metros cuadrados, que albergan 11 talleres técnicos.

La directiva puntualizó que, durante el año pasado, el personal de la planta, tuvo un promedio de capacitación de 16 días por persona, y más de 450 personas asociadas fueron enviadas a Alemania, Estados Unidos y China.

Caina-Andree mencionó que la planta emplea a más de 2 mil 500 personas; 30 por ciento mujeres, y donde pasarán de la implementación de 500 robots a métodos 4.0 en los siguientes años.

Un largo camino de éxitos

Hace más de 100 años, BMW surgió como una fabricante de motores para aviones en Alemania, incluso fueron los mejores de la industria en esa época hasta el final de la primera guerra mundial. Después construyó su primera motocicleta, la R 32. En 1929 lanzó el primer coche con el sello de BMW después de comprar la fábrica de vehículos de Eisenach conocido hasta ahora como el BMW Dixi.

El ADN de la firma alemana, cumple con las expectativas en sus productos, toda vez que son convincentes, eficientes y confiables, además de trabajar y ser el mejor en dar los mejores resultados con el paso del tiempo.

La parte clave de la empresa, es la tecnología, la cual esta respaldada por más de 5 mil ingenieros que crean innovaciones en conectividad, manejo autónomo y electrificación, de ahí que cada pieza y cada modelo se fabriquen con la misma dedicación.

Con 100 años de historia, BMW es el fabricante de autos de gama alta con mayor prestigio en el segmento de lujo a nivel global. En México llegó hace 25 años con mil 500 unidades en su primera producción, y se ha posicionado como la firma líder en este sector por arriba de marcas como Mercedes Benz, Audi o Lincoln.

Tan sólo en 2018 vendió 25 mil autos en el país pese a la desaceleración que ha tenido la industria automotriz desde hace algunos años.

Antes esta demanda, la compañía decidió abrir una su nueva planta en el estado de San Luis Potosí, la segunda mayor economía del país. Su capacidad de producción es de hasta 35 automóviles por hora, aunque por el momento sólo fabrica 80 por día.

Todas las unidades que se fabriquen en estas instalaciones hasta julio de 2019 serán exportadas a Estados Unidos, mientras que para los siguientes meses se estima que se comercialicen en 40 países del mundo de los 140 en los que la fabricante tiene presencia.

Alexander W. Wehr, presidente y director general para BMW Group México, Latinoamérica y el Caribe, destaca que América Latina es el mercado con mayor crecimiento a nivel mundial, lo que ha posicionado la región en el foco de la casa matriz en Alemania.

“Somos consistentes a largo plazo y no cambiamos nuestros planes de manera improvisada –dice Wehr–. Tenemos nuestro propio camino, lo que nos asegura confianza e integridad”.

AUTOMOTIVE SUPPLY NEWS

Leave a Comment


Your email address will not be published.