El Twitter de Trump no deja de apuntar a la diana más sensible de México: el sector automotor. Después de felicitar a Ford por cancelar sus inversiones locales, arremetió contra Toyoya – que desde noviembre levanta una planta en Guanajuato para su modelo  Corolla – y la sentenció: “o construye la planta en EU o pagará altos aranceles fronterizos”. Toyota contesto con guante blanco: no se compromete ningún empleo estadounidense con esta inversión, ni disminuye la producción de su planta en Misisipi y hasta le dio una lección de geografía (Trump puso que se trataba de una nueva planta en ‘Baja’) explicando que la futura planta esta a 1.700km de ‘Baja’ California, más precisamente en Guanajuato.  Con altura, Akio Toyoda dijo algo que merece ser repetido al interior de otras multinacionales: “Una ves que abrimos una planta, hacemos un esfuerzo por no cerrarla voluntariamente y permanecer lo máximo posible. Somos buenos ciudadanos corporativos en cada país en donde operamos”.  Toyota invierte 1,000 mdd en esta planta, generará 2,000 empleos y comenzará a producir en 2019 unos 200,000 corolla al año.
Todas las armadoras asiaticas salieron a reafirmar sus compromisos con el pais:
-Takahiro Hachigo, el CEO de Honda dijo desde Tokio que producen vehículos en México tanto para Norteamérica como para Europa y no tienen interés en cambiar esos planes ni frenar inversiones.
-Nissan tambien confirmó que mantiene sus proyectoe intactos. Si bien hubo rumores de que Mercedes Benz (que se sumo a un parque de Aguascalientes) se bajaba de la alianza, la armadora japonesa lo negó y sigue adelante con su inversión de 1,400 mdd para producir con Daimler los modelos Infiniti y Mercedes Benz. El CEO global de Nissan/Renault Carlos Ghosn pidió a Trump reglas claras para esta industria.
-Kia, levanto el pulgar desde Facebook. Publicó una foto de su planta con la leyenda: “En #KIA tenemos plena confianza en México, por eso invertimos mas de 3 mil mdd en nuestra Planta Pesquería en la que, al finalizar el año, daremos empleo a mas de 14 mil mexicanos y produciremos 300 mil unidades anuales”.
-Mazda, con su planta en Salamanca de 5, 200 empleados, no tardó en dar su espaldarazo. Su consejero delegado, Masamichi Kogao dijo: “queremos que (nuestra planta en México) siga siendo una base estratégica extremadamente importante.
El peso de las marcas asiáticas en el sector automotor mexicano ha sido muy poderosa en los últimos años y solo desde el 2011 agregaron 21,000 empleos al sector.
Se agradece la buena “ciudadanía corporativa”
Fuente: Milenio
 

Leave a Comment


Your email address will not be published.