La inflación ‘se come’ al salario contractual.


El primer bimestre pagan aumento de 5.1% nominal que deriva en 0.27% real.

Las negociaciones salariales entre empresas y sindicatos del sector manufacturero de México arrojaron en el primer bimestre del año un aumento nominal de 5.1% en promedio, mismo que se traduce en un incremento de 0.27% en términos reales.

Este comportamiento refleja las presiones que ha tenido el nivel general de precios, derivado principalmente del incremento de los costos de los combustibles y de la electricidad, que han elevado a la inflación a tasas superiores a 4%.

Los datos históricos permiten hacer un comparativo del desempeño reciente de los salarios contractuales. En el periodo enero-febrero de 2016 se reportó un incremento nominal de 4.5%, pero que al descontarse la inflación derivó en un avance de 1.69%, cifra esta última superior a la del primer bimestre de este año.

Estos datos se desprenden de las estadísticas más recientes publicadas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), con base en información recabada en las industrias estratégicas consideradas de jurisdicción federal.

Como se sabe, en los primeros meses de cada año se realiza la mayoría de las revisiones salariales y de prestaciones en las empresas que cuentan con contratos colectivos de trabajo.

Balance: los mejor y los peor librados

Entre enero y febrero de 2017 se han desahogado alrededor de 640 procesos de negociaciones entre empresas y sindicados de la industria manufacturera, los cuales han involucrado a 140,213 trabajadores.

Las ramas industriales que han otorgado los mayores aumentos salariales han sido fabricación de productos metálicos, con 3.12% en términos reales, así como fabricación de productos a base de minerales no metálicos, con 1.35%, y fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón, con 1.59% real.

En cambio, otras industrias estratégicas para la economía, como la química, la de plástico y de hule, así como la de equipo de computación y comunicación, dejan ver que los incrementos otorgados a su personal no han compensado la inflación, ya que sus salarios contractuales han retrocedido 0.11%, 0.01% y 0.63% en el primer bimestre del año y en términos reales.

En el caso de otras industrias importantes, se advierte un crecimiento real en línea con el promedio. Por ejemplo, la fabricación de equipo de transporte —que abarca a las ramas automotriz y de autopartes— muestra que sus salarios contractuales han avanzado 0.45% real.

Asimismo, la industria del vestido —intensiva en uso de mano de obra— reporta un incremento promedio de 0.19% real.

Las estadísticas de la STPS refieren que, de enero a diciembre del año pasado, los salarios contractuales recibieron un aumento nominal de 4.6% en promedio, que al descontarse la inflación implicó un ajuste de 1.94% en términos reales.

El sector manufacturero en su conjunto cuenta con una fuerza laboral de aproximadamente 3.6 millones de trabajadores y presenta una tasa de sindicalización de 60%, una de las más altas en la economía del país.

Fuente: Manufactura