Pese a Trump, sigue ‘boom’ automotriz en México


Las armadoras de vehículos ligeros y las empresas de autopartes instaladas en México no se han achicado, frente a la amenaza del arancel que pretende imponerles el presidente Donald Trump.

Los últimos datos publicados por el Inegi evidencian que en enero pasado las armadoras y autoparteras en México operaron a un 92.1 y un 86.4% de su capacidad, respectivamente, siendo en ambos casos el registro más alto para ese mes de los últimos 10 años.

Además, el valor de las ventas de estas industrias creció en enero 16 y 18% en términos reales, en el orden referido, respecto a lo reportado 12 meses atrás.

Con estos incrementos el valor de las ventas de las armadoras y las autopartistas, ya ajustadas en términos reales, sumaron 75 mil 850 millones de pesos mexicanos (unos 4 millones de dólares) y 72 mil 691 millones de pesos mexicanos (unos 3.8 millones de dólares), respectivamente, siendo el monto más alto también de la última década para un enero.

Y en empleos, las dos industrias contrataron en conjunto en el primer mes del 2017 a 35 mil 705 trabajadores más que un año antes, alcanzando una plantilla laboral récord de 754 mil 839 empleados, 5 por ciento más que en enero del 2016.

A la par de estos resultados, las autoparteras siguen realizando inversiones para aumentar su producción mientras que otras siguen llegando a México.

Nemak, por ejemplo, a inicios de marzo puso andar una nueva planta en Nuevo León, en  la que invirtió 200 millones de pesos (unos 10 millones de dólares), y la mayor parte de esta nueva producción irá a Estados Unidos.

Óscar Albín Santos, presidente de la Industria Nacional de Autopartes, explicó que la causa de todo esto deriva del robusto crecimiento que sigue mostrando el mercado automotriz estadounidense, el principal destino de armadoras y autoparteras.

“La industria de autopartes en México está basada en un 75 por ciento en exportación directa a las fábricas de ensamble instaladas en Estados Unidos y nuestro principal factor de crecimiento es la robustez del mercado automotriz de ese país y su buena expectativa, principalmente, y también de Canadá”, agregó.

“Lo que se ha dicho de los efectos de la renegociación del NAFTA no nos ha pegado por lo mismo que el mercado de Estados Unidos está muy bien, pero de haber algo, estimo que el impacto sería muy poco, pero dudo que haya algo”.

Armando Soto Armenta, director de la consultora Kaso y Asociados, refirió que el revés que Trump recibió la semana pasada de cancelar el programa de salud “Obamacare” amplía las posibilidades de que tampoco prospere su iniciativa de gravar las exportaciones automotrices provenientes de México.

“Cuando se vio que la propuesta de salud de Trump no iba a beneficiar, sino a perjudicar a un gran número de personas, fue entonces que su mismo partido rechazó su iniciativa.

“Por ello es que algo similar prevemos que suceda con lo de gravar las importaciones mexicanas, debido a las consecuencias negativas que ocasionaría a la industria automotriz estadounidense”.

 

 Fuente: Mundo Hispánico