Lujo Total: Un Roll Royce que brilla como un diamante


Rolls-Royce es ya, de entrada, una marca de autos sinónimo de exclusividad, de opulencia, es la máxima expresión del lujo, pero ¿se le podría agregar algo más? ¡Claro que sí! Una pintura a base de diamantes.
Este nivel de fastuosidad se pudo observar durante el Auto Show de Ginebra en donde Rolls-Royce presentó su nueva pintura, denominada Diamond Stardust, es decir “polvo de diamante”, que técnicamente no es un tipo de pintura, sino que se trata de un recubrimiento para la carrocería de nada más y nada menos que mil diamantes triturados.

rolls-royce7

La división de personalización de Rolls-Royce, llamada Bespoke, fue la que se encargó de cubrir con la pintura Diamond Stardust un Ghost Elegance, vehículo con un motor V12 de 6.6 litros propiedad de un comprador que ha dado su permiso para que puedan exponer su unidad en Ginebra.

Sobre el precio de esta exclusiva pintura aún no se dijo nada, pero está entre los extras más caros de la historia del automóvil. Además, la mano de obra para elaborarla ha sido cuantiosa, pues los empleados de la marca han tardado en crearla dos meses.

rolls-royce-ghost-diamonds-at-geneva-2017-09

Rolls-Royce examinó piedra a piedra los mil diamantes con un microscopio para ver cómo interactuaba cada uno con la luz. Con el objetivo de garantizar un nivel de luminosidad óptimo fue necesario crear un polvo muy fino mezclado con la pintura para que no hubiera rugosidades ni a la vista ni al tacto.

La aplicación de esta lujosa pintura sobre la carrocería del vehículo ha exigido tres días: dos de ellos para pintarlo a mano y otro más para darle una capa de barniz y así evitar que se cayera cualquier pequeño diamante.

Fuente: AutosEF