El reto para VW: Sus autos diésel ¿Qué harán con ellos?


Volkswagen está avanzando en la solución de reclamaciones legales en Estados Unidos por su escándalo de fraude sobre emisiones, pero hay un reto sin resolver: ¿qué hacer con los cientos de miles de autos diésel que se ve obligado a recomprar?
 
El fabricante alemán de automóviles aceptó el año pasado recomprar unos 500 mil modelos diésel que manipuló para que superaran las pruebas de emisiones de Estados Unidos si no puede encontrar una manera de repararlos. Con la excepción de un puñado de modelos de 2015, los distribuidores de VW no pueden vender los autos hasta que —y a menos que— la empresa acuerde reparaciones que satisfagan a los reguladores.
 
Entretanto, la compañía está transportando los vehículos a lotes de almacenamiento, como los de un estadio abandonado de la NFL en las afueras de Detroit, el puerto de Baltimore, y una base de la Fuerza Aérea desmantelada en California.
“Esto podría prolongarse por mucho tiempo”, dijo Dave Sullivan, analista de la firma de consultoría de la industria AutoPacific Inc. “La pregunta es cuánto tiempo le tomará a VW decir ‘me rindo’?”

Autos Volkswagen embodegados en una antigua base de la Fuerza Aérea en California. (Patrick T. Fallon/Bloomberg)

La recompra —un costoso problema logístico— es parte de la penitencia por la trama de años de Volkswagen para eludir las normas de emisiones de Estados Unidos. La compañía vendió medio millón de vehículos diésel con software que activaba controles de emisiones más estrictos durante las pruebas de laboratorio gubernamentales, pero que estaban inactivos en el mundo real, cuando las emisiones de óxido de nitrógeno se disparaban hasta por 40 por ciento más que los límites legales.
Seis ejecutivos de VW han sido acusados y la compañía ha reservado casi 24 mil millones de dólares para cubrir los costos relacionados con la trampa, comprendidos más de 10 mil millones de dólares para la recompra de vehículos en Estados Unidos. Se prevé una segunda recompra de unos 20 mil modelos diésel de 3 litros en los próximos meses.
Alrededor de 15 mil dueños de autos VW acuden semanalmente a concesionarios para vender sus modelos Jetta, Golf, Passat, Beetle y Audi A3 a la automovilística, a cambio de pagos de hasta 40 mil dólares.
El acuerdo estipula que los automóviles no pueden volver a circular a menos que se los repare de conformidad a la normativa ambiental, algo que es casi ciertamente impráctico para la mayoría de ellos. Incluso exportarlos a países con normas de emisiones más bajas está prohibido.
En total, alrededor de 288 mil dueños o arrendatarios de vehículos habían optado por una recompra o terminación anticipada de arrendamiento al 18 de febrero, de los cuales 138 mil habían sido completados, de acuerdo con la actualización más reciente presentada ante un tribunal que supervisa el acuerdo. Otros 52 mil dueños de autos han dicho que quieren conservar sus autos y aguardan una reparación.
Dependiendo del modelo, podría ser una larga espera.
Los reguladores están revisando las propuestas de reparación de la empresa, pero el único remedio aprobado se aplica a unos 67 mil modelos diésel de 2015 que la compañía recientemente fue autorizada a comercializar. Están equipados con la más reciente versión de la tecnología de motores diésel de VW y serán reparados en dos fases: una actualización de software disponible ahora y una actualización de hardware cuando las piezas estén disponibles a principios del próximo año.
Fuente: Autos EF