Economía mexicana aguanta efecto Trump en el 1T2017


Diversos analistas contemplan un panorama de crecimiento económico positivo para el país, pues si bien en el primer mes del año se mostraban pesimistas ante el triunfo y amenazas de Trump, a finales de febrero e inicios de marzo comenzaron a ver una mejor perspectiva.
 
Para el primer trimestre del año, diversos analistas contemplan un panorama de crecimiento económico positivo para el país, pues si bien en el primer mes del año se mostraban pesimistas ante el triunfo y amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a finales de febrero e inicios de marzo comenzaron a ver una mejor perspectiva.
“No vemos que se vayan a materializar los peores temores que se tenían a principios de enero en las partes económica y financiera de México, la incertidumbre con Trump se fue apagando poco a poco, vimos rebotes tanto en los índices de confianza del consumidor como del empresario”, expuso James Salazar, subdirector de análisis económico de CIBanco Casa de Bolsa.
Comentó que tiene una expectativa de crecimiento para este primer trimestre de 2.3%, respecto del mismo periodo del 2016. Indicó que los cambios que se busquen realizar en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se darán a conocer hasta agosto o septiembre, por lo que prevén un segundo trimestre relativamente estable.
Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco BASE, expuso que en sus estimaciones de corto plazo, donde se consideran principalmente las exportaciones de México, prevén un crecimiento en el primer trimestre de 2.7%, respecto al primer trimestre del 2016; mientras que, respecto del trimestre anterior, prevén un avance de 0.7% desestacionalizado.
“Después de que tomara posesión Trump, había mucho nerviosismo en enero, en febrero vimos una recuperación, y en marzo se empezó a normalizar. Lo que le ayudará a este primer trimestre es la recuperación del tipo de cambio que provocó que el consumo privado se incrementara a pesar de que la confianza del consumidor se desplomó a mínimos históricos”.
El economista Jonathan Heath coincidió en que en enero hubo una sobrerreacción total de las amenazas de Trump, pues el tipo de cambio se fue a casi 22 pesos el dólar y el índice de confianza del consumidor se desplomó, por lo que las perspectivas apuntaban a un crecimiento de 1 por ciento.
“Todo estaba basado en mucha incertidumbre, pero empezamos a ver los indicadores duros, como el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), servicios y exportaciones, por lo que se pudo cambiar la perspectiva de Negativa a un crecimiento relativamente decente (…) Ya no se ve un escenario tan desastroso; el crecimiento para este primer trimestre será entre 0.3 o 0.5%, respecto del trimestre anterior”.
El viernes, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dará a conocer la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto de los primeros tres meses del año.

Crecimiento sorpresivo

Adrián Muñíz, analistas de Vector Casa de Bolsa, estima que en los primeros tres meses del año la economía mexicana presente un crecimiento de 2.3%, el cual se deberá a que este primer trimestre hubo más días laborales y a que el sector servicios ha mantenido cifras estables.
“El crecimiento del primer trimestre es sorpresivo, la última encuesta del Banco de México esperaba una menor expansión (…) Los cambios que ha anunciado Trump iban o van a tomar cierto tiempo. Lo que vaya a pasar en materia comercial se ha enfriado y es posible que se realice hasta el 2018”.
Enfatizó que en la medida en que se incorpore un escenario en términos comerciales entre México y Estados Unidos menos restrictivo de lo que inicialmente se esperaba, “va a ser en la medida en que el crecimiento de la economía va a estar menos deprimido”.

Consolidación fiscal en 1T

El viernes, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dará a conocer el reporte de finanzas y deuda pública del país.
“Lo más probable es que veamos una consolidación fiscal, parece ser que al menos van en el camino correcto de alcanzar superávit primario. Difícilmente veremos un cambio en la deuda como porcentaje del PIB, esperaríamos que al menos la tendencia de alza se rompa y se estabilice”, dijo James Salazar.
Refirió que con los datos de economía del país, es muy probable que los ingresos tributarios sigan creciendo; además, la recuperación del precio del petróleo ayudará a mejorar los ingresos petroleros. “Es un reporte bueno a secas, porque después se empiezan a descomponer un poco”.
 
Fuente: El Economista