La reforma fiscal que propone Donald Trump: Menos complicaciones, ¿mayor crecimiento económico?


“Tenemos una oportunidad única en nuestra generación de hacer algo grande. El presidente Trump ha hecho de la reforma fiscal una prioridad y tenemos un congreso republicano que quiere llevarla a cabo. Espero que los demócratas también, porque es buena para el pueblo americano.”

 

Así comenzó el despliegue de una extensa lista de medidas fiscales que el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y el director del Consejo Nacional de Economía, Gary Cohn, llevaron a cabo el pasado 26 de abril en la Casa Blanca. El paquete fiscal que se presentará en el Congreso a poco tiempo de cumplirse los 100 días de mandato del Presidente de los EEUU tiene, según los funcionarios, tres ejes: la creación de empleos, el crecimiento económico, y “el apoyo a las familias de bajo y medio nivel de ingresos que la economía dejó atrás”. Además, pretende re-simplificar el Código Fiscal estadounidense.

Los puntos más importantes anunciados ayer incluyen:

  1. Los impuestos pagados por personas morales –empresas- se reducirían del 35 al 15%.
  2. Los impuestos pagados por personas físicas se dividirían en 3 “niveles” o “bandas”, en lugar de los 7 que existen hoy: 10, 25 y 35 por ciento. Sin embargo, no se especificó el nivel de ingresos para cada uno.
  3. Se eliminaría el impuesto de estado y el impuesto mínimo alternativo, que afectan principalmente a los sectores más ricos, pues limitan las deducciones.
  4. Las empresas no tendrían que pagar impuestos por sus ganancias en el extranjero.
  5. Se derogaría el impuesto de sucesiones o herencias.
  6. Se duplicaría la deducción estándar que actualmente permite a individuos deducir $6,350 dólares y $12,700 dólares a parejas casadas.

La medida que ha llamado la atención de los medios, en particular, es la reducción significativa del impuesto sobre la renta. Apelando a una teoría económica desarrollada por Arthur Laffer1, los funcionarios explicaron que reducir la tasa impositiva corporativa en 20 puntos porcentuales devendría en la reactivación económica y creación de empleos que Trump tanto prometió durante su campaña.
Esto, eventualmente, permearía en las finanzas públicas, por lo que no habría pérdidas significativas.
Según estimaciones del Comité por un Presupuesto Federal Responsable, los cambios propuestos por el Presidente podrían provocar, de ser aprobados, un aumento de 4 trillones de dólares en el déficit durante la próxima década.
Aún quedan interrogantes sobre cómo se ejecutarían estos cambios, pues la conferencia de prensa fue breve y los detalles pocos. Sin embargo, queda claro que el Presidente Trump está decidido a perseguir sus promesas de campaña, cueste lo que cueste.

Fuente: Deloitte