Ratifica cancelación de planta en SLP


Indemnización. Para finales de mes se espera la firma del acuerdo entre el gobierno de esta entidad y la automotriz

 
El nuevo consejero delegado de Ford, Jim Hackett, confirmó la decisión de la compañía de cancelar la inversión de mil 600 millones de dólares en el estado de San Luis Potosí. Esto, a unos días de que el gobierno de esa entidad dé a conocer los términos del acuerdo con la automotriz sobre el finiquito que deberá pagar por dar marcha atrás al proyecto.
 

 De acuerdo con lo anunciado hace unos días por el secretario de Desarrollo Económico de San Luis Potosí, Gustavo Puente Orozco, la negociación con Ford está casi concluida y será a finales de mayo cuando se firme. El funcionario precisó que buscarán recuperar los 500 millones de pesos que invirtió la administración potosina.

 
Este lunes, Ford anunció el nombramiento de Hackett en sustitución de Mark Fields, quien, tras la elección de Donald Trump como presidente de EU decidió cancelar la construcción de una planta de montaje en México.
Durante una rueda de prensa en Detroit, Hackett dijo ayer que, aunque no estuvo involucrado en esa decisión, Ford canceló la inversión “por razones empresariales, no políticas”.
 

“Queremos ser dueños de nuestras estrategias sobre cómo actuamos y cómo ganamos. Vamos a producir productos en todo el mundo. Hay que hacerlo. La cadena de suministro está diseñada en formas interactivas”, explicó Hackett, de 62 años.

 
Por la mañana de este lunes, Ford informó en un comunicado que tras pasar 28 años en la compañía durante los que ocupó varios puestos directivos, Fields ha elegido “retirarse”.
 
En la rueda de prensa, Bill Ford, bisnieto del fundador de la compañía y presidente del consejo de administración, alabó a Fields pero también dejó claro que la gestión del exconsejero delegado, quien sucedió en el puesto a Alan Mulally, un ejecutivo que es considerado como el salvador del fabricante tras la gran crisis de 2008, no mantuvo la transformación de la empresa.
 
Tras las críticas que ha recibido Fields en las últimas semanas, tanto por parte de accionistas como de miembros del consejo de administración, por el declive del valor de las acciones de Ford desde que se hizo cargo de la compañía en 2014, Bill Ford decidió que el fabricante necesita un cambio de dirección.

“Necesitamos recargar nuestra empresa, incluida afinar la ejecución. Necesitamos modernizar nuestra compañía. Y necesitamos seguir desarrollando e inventando nuevos negocios”, explicó Bill Ford.

 
Fuente: 24 horas