Pese a Trump, proyectan espectacular crecimiento de la industria automotriz en México


La industria automotriz en México crecerá de tal modo, que en 2020 se convertirá en el sexto productor a nivel mundial, aseguró el socio para el sector automotriz de la firma internacional EY, Andrés Lerch.
“México no sólo está cerca, sino que tiene una tendencia importante a rebasar a países como India por las inversiones que están llegando al país” que no se detendrán.
 
Este nivel podrá alcanzarse incluso antes del año 2020, cuando la industria automotriz en el país tiene planeada la fabricación de cinco millones de vehículos anuales. Las declaraciones surgen cuando dentro de unos meses se renegociará el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, tras las amenazas de imponer aranceles a los vehículos importados de México.
Sin embargo, plantas armadoras en construcción como Infiniti, Mercedes Benz, Toyota y BMW planean iniciar su producción antes de ese año en nuestro país.
Por eso, Andrés Lerch señaló en entrevista que “si las inversiones que ya se están anunciando hubieran llegado antes, México ya hubiera rebasado a India”. Cuando estas plantas empiecen a producir “vamos a estar por encima de la india” que ahora ocupa el sexto lugar.
La meta de producir cinco millones de unidades en el año 2020 ya es alcanzable para el país, lo que ayudará a la nación mexicana a mejorar su posición en el contexto mundial de productores de vehículos automotores.
México se convirtió en el séptimo productor de automóviles a nivel mundial, cuando en 2015 alcanzó la fabricación de tres millones 565 mil 469 automóviles, camionetas y camiones, con lo que superó a países como Turquía, Francia y Alemania.
En ese entonces, de acuerdo con la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA), México fue la sexta nación que más aumentó la producción de autos en términos absolutos.
Sobre la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) dijo que esta será positiva en términos de que incluya temas que ahora están ausentes, como el comercio electrónico, “pero si esos temas de modernización llevarán a burocratizar algunos procesos o encarecer otros, es preferible mantenerlo como está”.
 
Fuente: Dinero en Imagen