Reformas al trabajo impulsan la seguridad industrial


  • Sin embargo, hace falta endurecer las sanciones y dar más incentivos a las pyme.

Los accidentes de trabajo en la industria manufacturera tienden a disminuir, ya que en 2008 se reportaba una tasa de incidencia de 3 por cada 100 trabajadores, mientras que al cierre de 2015 el promedio disminuyó a 2.3, conforme a las estadísticas oficiales más recientes.

“En comparación con años anteriores a 2011, sí se veía una tendencia alcista pero, a partir de 2012, el índice de siniestralidad se ha mantenido estable”, refiere Berenice Gallardo, gerente de Seguridad de ISS México, empresa proveedora de servicios de limpieza, mantenimiento y control de plagas, entre otros.

En entrevista, la especialista explica que a raíz de la reforma laboral de fines de 2012 se introdujeron nuevas normas relativas al control de riesgos psicosociales —como acoso laboral y horarios extenuantes— que antes no se consideraban en el país; además de la que se refiere a los elementos ergonómicos de los equipos, mobiliario e instalaciones de las empresas y otra sobre riesgos vehiculares.

Consecuentemente, las empresas de todas las actividades económicas, especialmente las manufactureras, se han visto obligadas en los últimos años a emprender medidas de prevención de riesgos para el personal en las unidades productivas.

ISS México estima que en promedio las grandes empresas manufactureras establecidas en el país invierten entre 15% y 20% de sus ingresos en controles de seguridad industrial, aunque las pequeñas y medianas empresas (pyme) se mantienen rezagadas al reportar una media de 2%.

Berenice Gallardo explica que esta disparidad se debe principalmente a que las grandes manufactureras tienen el incentivo de operar conforme a los estándares internacionales para mantenerse en la competencia, mientras que las pyme no sienten la presión de invertir más en prevención de accidentes al darse cuenta de que las sanciones no son muy honerosas.

“Con todo y que hoy en día se han actualizado, las sanciones no son muy altas. Estamos hablando de 50 a 5,000 días de salario mínimo. Para que las empresas paguen la multa más alta es porque incurrieron en un evento recurrente, de modo que los montos más bajos son lo más común”, comenta Gallardo.

Estadísticas de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS),  refieren que, al cierre de 2016, se reportaron 90,500 accidentes laborales en la industria manufacturera, cifra que representa una disminución de 15.6% en relación con el dato de 2012, cuando se reportaron 107,165 incidentes. Estas cifras únicamente consideran a las empresas dadas de altas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Berenice Gallardo refiere que los cambios en la regulación laboral han impulsado favorablemente un mejor desempeño en la inspección, ya que se ha incorporado personal joven de nuevo ingreso, además de que se procura rotarlo entre las empresas para evitar conflictos de interés.

Sin embargo, admite que para consolidar los avances en la seguridad industrial y la prevención de accidentes laborales —sobre todo en el caso de las pyme— hace falta endurecer por un lado las sanciones aplicables a las empresas, y por otro, actualizar de forma más homogénea las 42 normas de STPS, ya que existen algunas que datan de 1998, otras de 2008 y 2010, cuando lo recomendable es revisarlas cada cinco años.

Fuente: Manufactura