Tras salida de Acuerdo de París, Automotrices de EU libres para emitir CO2


El presidente estadunidense Donald Trump anunció la salida de su país del Acuerdo de París sobre cambio climático y el inicio de las renegociaciones del mismo bajo nuevos estándares o de otro tratado multilateral bajo sus condiciones.

 

“Con el compromiso de cumplir mi promesa solemne, Estados Unidos se saldrá del Acuerdo Climático de París”, declaró Trump durante una ceremonia en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca.
“Pero comenzaremos negaciones para reintegrarnos, ya sea al Acuerdo de París o una realmente nueva transacción”, acotó el mandatario estadunidense.

El anuncio que hizo Trump cumple con una de las principales promesas de campaña que hizo el año pasado a los estadunidenses, para convertirse en presidente de Estados Unidos.

“Fui electo para representar a la gente de Pittsburgh (Pensilvania), no a la de París”, justificó el primer mandatario estadunidense.

En su mensaje, Trump garantizó a los estadunidenses que con el retiro del Acuerdo de París, la nación ahorrará casi 3 billones de dólares y se crearán por lo menos 6.5 millones de nuevos empleos.
El Acuerdo de París firmado por 194 países, con la excepción de Nicaragua y Siria que en 2015 se negaron a hacerlo, está considerado como uno de los grandes compromisos multilaterales para contener el calentamiento de la Tierra.
Al anunciar la salida de su país del tratado, Trump se mofó de los objetivos determinados por el compromiso global para contener el deterioro del medio ambiente, que se ha manifestado en altas temperaturas en lugares glaciales, tornados constantes, lluvias torrenciales, tsunamis o tormentas invernales extremas nunca antes registradas en diferentes puntos del planeta.

“Aun con la implementación del Acuerdo de París, en su totalidad, reduciríamos la temperatura en un tercio de un grado Celsius para el año 2100”, desdeñó Trump.

Respecto de la renegociación del Acuerdo de París o de un nuevo tratado global, Trump advirtió que el proceso se realizará bajo las condiciones económicas que convengan a las empresas y trabajadores de su país.

“Nos estamos saliendo (del Acuerdo de París) para empezar a negociar y vamos a ver si podemos alcanzar un acuerdo justo; si lo logramos, grandioso, si no, está bien”, acotó el presidente.

Como parte del retiro del Acuerdo de París, Estados Unidos pone un alto inmediato a sus contribuciones al Fondo Climático que, según Trump, cuesta a los contribuyentes de su país “una fortuna vasta”.
Para las renegociaciones del Acuerdo de París o de un nuevo compromiso, Trump se declaró dispuesto a sentarse a negociar con los legisladores demócratas del Congreso federal de su país que respaldaron al expresidente Barack Obama cuando firmó al tratado para contener el calentamiento de la Tierra.
La salida del Acuerdo de París libera inmediatamente a las empresas estadunidenses de las restricciones internacionales para la emisión de bióxido de carbono, en especial a las industrias químicas y automotrices.

“Esto nos hubiera costado la pérdida de 2.7 millones de empleos para el año 2015”, justificó Trump.

Trump calificó el Acuerdo de París como un plan bajo el cual las naciones más contaminantes del planeta (China, India y Brasil) se ríen de los estadunidenses porque los colocan en una desventaja económica.

“El Acuerdo de París hacía una redistribución de la riqueza de Estados Unidos en otras naciones… nosotros necesitamos toda forma de energía”, subrayó el presidente Trump.

Con la salida del Acuerdo de París se abre la posibilidad de que otras naciones emulen al gobierno de Trump para anular las restricciones contaminantes a las empresas.
Trump garantizó a sus conciudadanos que, bajo su gobierno, Estados Unidos se encumbrará como “la nación más limpia del mundo” y la “más amigable” para la protección ambiental.
Antes del anuncio de Trump, la Casa Blanca envío la notificación al Congreso federal de la salida de Estados Unidos del acuerdo al que muchos defensores del medio ambiente consideran la única esperanza real para contener el deterioro ecológico del planeta.
 
Fuente: Proceso