Mexico está en un momento de fortaleza macroeconómica: Lecumberri


México se encuentra en un “gran periodo para la macroeconomía”, luego de que los procesos democráticos han tomado un nuevo rumbo y existe mayor transparencia y acceso a la información, consideró el analista financiero de fondos de capital privado y Banca de Inversión, Juan Carlos Lecumberri.

 
 
A pesar del contexto económico internacional y político en el que se encuentra inmerso nuestro país, México se encuentra en un “gran periodo para la macroeconomía”, luego de que los procesos democráticos han tomado un nuevo rumbo y existe mayor transparencia y acceso a la información, consideró el analista financiero de fondos de capital privado y Banca de Inversión, Juan Carlos Lecumberri.

“En el país contamos con fundamentos macroeconómicos sumamente importantes, por lo tanto, a esto podemos darle una lectura de crecimiento y nivel económico mucho mejor del que se esperaba. Es cierto que los acontecimientos políticos del país ocurren todo el tiempo, sin embargo no han afectado, la economía, eso es un signo de crecimiento y madurez en nuestros procesos y finanzas”, dijo Lecumberri.

El especialista abundó que las prácticas financieras del país son sólidas, debido a su nivel en los procesos de contabilidad y gestión del dinero, lo cual también beneficia a la democracia y los procesos políticos del país.
Se debe reconocer el hecho de que diversas instituciones del país y de América Latina han reconocido y admirado el desempeño económico del país, y sus procesos de transparencia. No obstante, aún falta hay mucho por hacer, como el hecho de trabajar en reformas en las cuales los mexicanos recuperen la confianza en las instituciones financieras, tanto públicas como privadas.

“Las practicas que se ejercen hoy en día son muy importantes porque mejoramos las prácticas, podemos tomar ejemplo de otros países y ser ejemplo para los mismos, eso va a derivar en la economía sana del país, que la gente se acerque a las instituciones por si mismas”, sostuvo Juan Carlos Lecumberri.

 
Fuente: El Economista