Cómo afecta el bajo costo de la gasolina en EUA a la industria automotriz en México


Durante una buena parte de la administración de Barack Obama, el costo de la gasolina en Estados Unidos se mantuvo por arriba de los 3 dólares por galón, lo que generó que los vehículos compactos fueran demandados por el consumidor, incrementando las ventas de automóviles de cuatro cilindros.
Las plantas norteamericanas instaladas en México, tuvieron un notable aumento en su producción de carros de cuatro cilindros, principalmente aquellos que se exportaban al vecino país del norte.
Por otra parte, se redujo la producción de camionetas de pasajeros y pick ups por la baja demanda. Pero a partir del 2014, cuando los costos del barril de petróleo cayeron de manera drástica, el precio de la gasolina en Estados Unidos se ha ubicado en el rango de los dos dólares o menos por galón, lo que ha provocado un importante incremento en la demanda de vehículos de mayor tamaño, siendo que en México la mayoría de las plantas armadoras fabrican vehículos compactos.
Un esquema que presenta la Asociación de Proveedores de Autopartes en Estados Unidos muestra que en el año 2012 las ventas de camionetas de pasajeros y pick ups representaron el 49 por ciento, y para el año 2016, este segmento de vehículos representó el 62 por ciento, mientras que la venta de vehículos compactos pasó del 51 al 38 por ciento en tan sólo 4 años.
Las estimaciones muestran que en los próximos tres años el precio del barril de petróleo no llegará a los 70 dólares, por lo que costo de la gasolina en Estados Unidos se mantendrá por debajo de los tres dólares por galón, lo que hace suponer que mientras el combustible se mantenga en un rango de precio menor de cuatro dólares, el consumidor no tendrá interés en adquirir un vehículo compacto.
Si bien el panorama se muestra complicado para la instalación de nuevas ensambladoras norteamericanas en el mercado mexicano, dadas las amenazas del presidente Trump de imponer altas cuotas para su importación, resulta necesario estimular el consumo interno y la búsqueda de nuevos mercados para los productos que se fabrican en nuestro país y que puedan satisfacer el segmento de consumidores de vehículos compactos.
A pesar de este panorama, en nuestro país se ha mantenido un dinamismo importante en cuanto a la llegada de armadoras automotrices provenientes de Asia y Europa, gracias a la mano de obra mexicana que es reconocida internacionalmente, la profesionalización del capital humano en este sector y a los tratados comerciales que tiene México con otros países, lo cual representa un importante ahorro en los costos de exportación.
Por todo lo anterior, es imprescindible crear mejores condiciones que permitan la llegada de más empresas de otros países, facilitar el comercio con ellos y crear vínculos que impulsen un mejor intercambio en todos los sentidos.
Si bien el Tratado de Libre Comercio con Norteamérica ha sido fundamental en los últimos 23 años, hoy es momento de voltear para otras regiones del mundo donde existen grandes oportunidades.
Fuente: El Diario