Hispanos siguen echándole ganas a la industria automotriz en EE.UU.


Si hay una importante industria económica en EE.UU. que mantiene y aumenta su nivel gracias a la fuerza multicultural, es la automotriz. Donde convergen millones de hispanos quienes han logrado demostrar que este país es un ‘peso pesado’ en la carretera.
Desde el otro lado de la frontera, en México, han salido muchos de los trabajadores que en la actualidad protagonizan diversos ámbitos del sector vehicular en EE.UU.
Una prueba de ello es Javier Verdura, oriundo de Ciudad de México, quien desde 2012 es el director de diseño de Tesla Motors, fabricante estadounidense de autos eléctricos reconocido en todo el mundo.

Javier Verdura. Foto: Cnet

El hispano Verdura se encarga de diseñar cualquier producto, espacio u objeto de la marca Tesla a escala global, e incluso diseñó algunos aspectos de los poderosos autos Model S, Model X, Model 3 y, su principal orgullo, el Supercharger, dijo en una entrevista con Cnet en Español.
Otro ejemplo es el hispano José Muñoz, quien lleva las riendas de Nissan en EE.UU. después de dirigir la marca en el país azteca, y quien además es miembro del comité de dirección y de la prestigiosa marca Infiniti.

José Muñoz. Foto: Getty Images

Pero no todos viajaron en avión.
Muchos de los 55,2 millones de hispanos que habitan en EE.UU., cifra del Pew Research Center, llegaron tras cruzar la frontera en busca de un futuro mejor. Y ese porvenir, en infinidad de ocasiones, lo consiguieron en el sector automotriz.
Dave Sparks, famoso por su programa Diesel Brothers, que transmite Discovery Channel, en el que junto a su hermano muestra cómo su taller en Utah ejecuta sorprendentes modificaciones de ‘trocas’ diesel, sabe lo que representa un hispano en esta industria.
“Los mexicanos hacen un mejor trabajo” a la hora de pintar los vehículos, aseguró hace un tiempo en un video publicado en sus redes sociales.
“Durante los años que tengo con mi negocio, he intentado todo, (…) ¿y adivinen qué?, los mexicanos hacen un mejor trabajo. No tengo nada en contra de los americanos, ni nada en contra de otras razas, solo que tengo una mejor experiencia con mexicanos, o gente de Sudamérica, o latinos en general. Son los más innovadores y lo más talentosos sobre la tierra”, expresó, según una reseña del portal Viva Noticias.

Miguel Ángel Ruiz es otro mexicano quien cumplió su sueño en EE.UU. al lograr abrir, con mucho esfuerzo y perseverancia, un taller de hojalatería, pintura, encerado y pulitura.
Llegó “buscando una mejor vida” y la encontró en el mundo motor, dijo en una entrevista con Univisión.
Ahora, Ruiz emplea a 10 personas en su taller, de los cuales ocho son hispanos. Y espera abrir pronto un dealer.

Miguel Ángel Ruiz

Alguien que comprende a la perfección el negocio de Ruiz es su compatriota Joel Soriano, quien trabajó en la calle cuando llegó siendo adolescente a EE.UU. y ahora posee una empresa que transforma vehículos de alta gama.
Joel pasó por varios trabajos hasta que, junto a su esposa, unieron sus ahorros llenos de fe y optimismo, para crear el taller First Class Collision Center, que se ha posicionado en Atlanta, Georgia.

Joel Soriano

Ventas latinas
Y desde el punto de vista del consumidor, el hispano sigue sumando números verdes para las empresas de autos en EE.UU. Al menos eso es lo que indica la historia de años recientes.

“Vemos que el mercado hispano de Estados Unidos es clave para el crecimiento de las ventas de vehículos nuevos y será fundamental para nuestro éxito en la próxima década. Los hispanos son el futuro”, dijo Pat Pineda, vicepresidenta del Grupo de Estrategia de Negocios Hispanos corporativas de Toyota, en una entrevista con Huffington Post el año pasado.

El mercado hispano crece cada vez más en la nación norteamericana, y los fabricantes lo saben y apuestan por ello.
De acuerdo con la publicación de Huffington Post en 2016, que citó datos de Polk y de IHS Automotive, los compradores hispanos tuvieron un crecimiento del 96% año tras año en las ventas al por menor combinadas de Ford y Chevrolet, el 33% de Nissan, el 35% de Toyota y el 100% de Honda. De hecho, estas tres últimas marcas japonesas son las que lideran las ventas en el mercado hispano.
Y, de acuerdo con el registro de Polk que utilizó Huffington Post, Toyota se consolidó como la marca de mayor venta entre los consumidores hispanos durante los últimos 11 años.

Son tantos los latinos que poseen un Toyota, que la marca decidió homenajearlos con la “Historia de Amor Toyota”, un tributo a sus conductores que inspiró “El libro de los nombres”.
El mencionado libro, de edición limitada y que también se presentó como iBook, fue una publicación que salió este año en la que se recopilaron miles de historias de dueños de autos Toyota que han bautizado a sus ‘naves’ con los apodos que mejor los describen.
“Ha sido un increíble viaje, con tantas personas compartiendo historias ingeniosas y conmovedoras con nosotros. The Book of Names (El libro de los nombres) representa un tributo duradero a la lealtad, el espíritu de los dueños latinos y el aprecio genuino que siente Toyota por ellos”, comentó Mia Phillips, gerente nacional de Estrategia de Marketing de Marca, Multicultural y Crossline para Toyota, según reseñó el portal Autoproyecto.

Las estadísticas hablan por sí solas: los latinos levantan el sector vehicular en EE.UU. desde puestos en juntas directivas, diseño, mano de obra y público consumidor.
Así, en toda la cadena está el sello de los hispanos, quienes demuestran que siguen echándole ganas a la industria automotriz.
Fuente: Mundo Hispánico