Somos el tren del TLCAN


Kansas City Southern de México (KCSM) opera 4,251 km de las vías en el país y facilita el intercambio comercial con Estados Unidos (EU) y Canadá. De hecho, 40% de su carga ferroviaria viene de EU a México. José Zozaya Délano funge como su presidente desde 2006.
A un día de la llegada de Donald Trump perdieron 1,000 mdd de capitalización de mercado. Este primer trimestre obtuvieron ganancias importantes. ¿Qué pasó?
Los mercados son muy sensibles, se especula mucho. Cuando dices, “ganó Donald Trump y se teme que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se caiga”, pareciera que todo lo relacionado con el tratado se caerá y más cuando habíamos sido directamente mencionados como la primera empresa afectada. Pero, finalmente, somos una compañía con una gran inversión de ambos lados de la frontera, con una gran infraestructura y con un servicio ferroviario muy eficiente, muy competitivo, y eso es lo que finalmente se va a mantener. En México tenemos más de 4,000 empleos y todos mexicanos.
¿Cómo les afecta la renegociación del TLCAN?
Kansas City Southern es el ferrocarril del TLCAN. Somos el único transporte ferroviario que opera directamente entre México y EU. Otros servicios sí tienen operaciones, pero a través de opciones locales. También tenemos conexión para Canadá. Por ello, debemos estar en todo lo relacionado con el tratado. Por eso nos hemos comunicado con las más altas autoridades de EU en Washington. Personalmente me ha tocado acompañar a nuestro CEO a reuniones con el Secretario de Comercio de EU, y le hemos manifestado nuestra posición, por ejemplo, sobre el tema de exportación de granos.
¿Qué hay que cuidar de esta renegociación?
Yo creo que hay que ser muy cuidadosos de qué vamos a solicitar, qué vamos a renegociar, pero también qué vamos a poner en la mesa de discusión. Tomar en cuenta lo que sí funciona y lo que no. Si pretendemos ir a arrasar, no es la forma; tampoco será si pretendemos dejarnos arrasar. Hay que ser muy claros en los puntos claves para nosotros como país. México qué quiere poner sobre la mesa, qué nos preocupa y qué no ocupa.
¿Qué no es negociable?
Todo, en una medida o en otra es negociable, hasta cierto punto. Todo tiene su nivel y porcentaje de negociación.
En México viene un boom automotriz. Preocupa la infraestructura para sostener a la industria. ¿Están trabajando para esto?
De hecho una de nuestras ocupaciones diarias es platicar con las armadoras para saber cómo viene su flujo y cómo ven su crecimiento para nosotros ir a la par con nuevo equipo rodante, nuevas locomotoras o mejor infraestructura, para estar preparados. Pero no es nada más la industria automotriz, tenemos del otro lado al sector energético.
¿Cuál es el plan a cinco años para KCSM?
Nosotros seguiremos invirtiendo. En este año estamos en el proceso de invertir 160 mdd, pero en un periodo de seis años, tomando en cuenta el punto de vista político y sexenal, hablamos de 1,300 o 1,400 mdd de inversión.
 
Fuente: Milenio