Industria mexicana explora cambios en TLCAN en beneficio de EU


Las conversaciones entre EU, México y Canadá deberían comenzar en agosto y funcionarios mexicanos han enfatizado en la necesidad de crear un nuevo acuerdo que fortalezca a la región frente a los competidores. 
La industria mexicana está considerando revisar normas comerciales para garantizar que los trabajadores estadounidenses se beneficien de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a fin de abordar de lleno la principal inquietud del presidente Donald Trump con el acuerdo.
Las conversaciones entre Estados Unidos, México y Canadá deberían comenzar el próximo mes y funcionarios mexicanos han enfatizado en la necesidad de crear un nuevo acuerdo que fortalezca a la región frente a competidores, particularmente en Asia.
Trump ha amenazado con salirse del TLCAN si no lo puede reestructurar en beneficio de Estados Unidos, argumentando que el pacto ha alimentado el déficit comercial con México y ha costado miles de empleos estadounidenses.
Funcionarios mexicanos señalan que un TLCAN modernizado debería integrar aún más la región y están aguardando los objetivos de negociación de Estados Unidos, previstos a ser publicados cerca del domingo o ese mismo día.
Éstos apuntan a sectores como el automotriz, donde los insumos estadounidenses representan alrededor del 40 por ciento del valor de los productos importados de Estados Unidos desde México, mientras que las exportaciones chinas solo contienen el 4 por ciento, según el Centro de Investigación Automotriz de Estados Unidos.
“Si nosotros logramos una mayor integración que le dé a México competitividad frente a los chinos (…) aunque aumenten nuestras exportaciones, también van a aumentar los empleos de los americanos, porque cuando nosotros exportamos (a Estados Unidos), ellos exportan (vía contenido estadounidense)”, dijo Jaime Serra, un exsecretario de Comercio que lideró las negociaciones iniciales del TLCAN por México.
Sin embargo, consciente de que Trump necesita ser capaz de reclamar una victoria más obvia a partir de la renegociación, también están examinando las normas que dictan cuánto de un producto se manufactura en la región.
Las reglas de origen del TLCAN estipulan que para calificar el acceso libre de aranceles, algunos productos deben ser obtenidos hasta cierto punto regionalmente. Los autos, un punto recurrente de los ataques de Trump, deben alcanzar un umbral de 62.5 por ciento.
Debido a que el aumento de ese umbral no beneficiaría automáticamente a los trabajadores estadounidenses -las empresas podrían solamente elevar sus capacidades en México-, el equipo comercial de Trump quiere contar con ciertas normas de contenido nacional dentro del marco regional, dijeron autoridades mexicanas.
Fuente: El Financiero