Prefiere Proesa proveeduría mexicana


Automotive Supply News
Proesa, empresa dedicada a recubrimientos de pintura para la industria automotriz, puede presumir de contar con proveedores directos 100 por ciento mexicanos.
Esta compañía mexicana perteneciente a la división de industrias de Grupo PROTEXA, cuenta con clientes como General Motors, Nissan, Honda y Mazda y actualmente se encuentra en pruebas para pintarle a Mercedes Benz en Aguascalientes y en proceso de aprobación para BMW.
De acuerdo con David Hernández, gerente de la planta San Luis Potosí de Proesa, el cien por ciento de su proveeduría directa es nacional ya que por cuestiones de las políticas de las automotrices son cuatro proveedores de pinturas las autorizadas.
Además, en el Estado cuentan con proveedores indirectos de bombas, filtros, y refacciones, guantes, papelería, químicos para retrabajos, transportes y fletes, entre otros.
Hernández comentó que si existe una empresa que cuenta con un mejor precio y calidad, puede cambiar de proveedor.
Su proveeduría extranjera en equipo de medición y equipo general viene de Estados Unidos y España debido a que en México aún no se cuenta con un proveedor de este tipo y el adelanto tecnológico aún no se desarrolla como en estos países.
Para ser proveedor de esta compañía no es necesario contar con alguna certificación, pero sí contar con la calidad solicitada y los tiempos de entrega.
Esta compañía inició operaciones con apenas ocho personas en 1987 en Saltillo Coahuila, convirtiéndose ese mismo año en proveedor de General Motors.
En el año 2000, el 30 por ciento de su venta era para Bosch SLP (sistema de frenos), por lo que, con la intención de reducir costos, se realizó una co-inversión con Robert Bosch para construir la planta Proesa SLP.
Actualmente, su volumen de producción es de 2 millones 200 mil piezas mensuales y su capacidad instalada es de 10 mil metros cuadrados. Tienen 180 empleados directos.
La compañía pinta piezas de frenos, asientos, suspensión, seguridad, caja donde se alojan las bolsas de aire y del sistema del cinturón de seguridad, principalmente.
Sus principales productos son Pintura electroforética (E-Coat) para partes metálicas que impide la corrosión de las piezas, pintura líquida, para recubrimientos y, que en la parte automotriz, sirve para proteger las piezas de los rayos UV.
Proesa trabaja sobre el sistema Shingo Prize, tiene la certificación ISO TS 16-949 y fue la primera empresa en tener la certificación por parte del Instituto Nacional de las Mujeres como empresa de equidad de género, teniendo el 50 por ciento de mujeres en su plantilla laboral.
Para este año su meta es crecer un 80 por ciento más respecto al año anterior, así como triplicar su crecimiento en los próximos tres años.
Inaugura Proesa su nueva línea E-COAT IV
Proesa amplió sus operaciones en San Luis Potosí al inaugurar su nueva línea E-COAT IV, la cual implicó una inversión de 2.2 millones de euros en equipamiento y 45 millones de pesos en su construcción.
De acuerdo con Raúl Herrera, director de Proesa, esta línea tiene la más alta tecnología y es semiautomatizada, además de que es un espejo de la que ya se cuenta en su planta de Ramos Arizpe.
Con esta ampliación, se estarán generando 150 nuevos empleos en la zona.
Durante su discurso de inauguración, Rodrigo Lobo, presidente ejecutivo del Consejo de Protexa (grupo al que pertenece Proesa), pidió a sus clientes que sigan confiando en su servicio de calidad y aseguró que la compañía seguirá creciendo.