Rolls-Royce Phantom 2018: todavía más brillante


El lujo, en automoción, puede ser muy subjetivo. Máxime hoy en día, cuando hasta los utilitarios más humildes pueden vestirse de cuero en fábrica. Sin embargo, Rolls-Royce no deja lugar a dudas, pues desde sus primeros pasos en esta industria, el esplendor de sus habitáculos recibió la misma atención que la potencia de sus motores. Concretamente, su Phantom es el súmmum de la suntuosidad y el boato.

La primera limusina moderna de la casa británica desde su adquisición por BMW, fue lanzada en 2003, pero su producción se detuvo definitivamente el pasado año. No obstante, esto no quiere decir que en Derby se quieran olvidar del que, hasta ahora, era el buque insignia de su gama.
Ayer, Rolls-Royce por fin presentó oficialmente su nuevo Phantom, que espera revalidar su título como vehículo de producción más lujoso del mundo. Vistas sus primeras imágenes oficiales al desnudo, la nueva generación de la emblemática berlina británica no ha cambiado radicalmente con respecto a la anterior, aunque la marca afirma que ha sido rediseñada por completo con el propósito de ofrecer un nuevo nivel de distinción.

rolls-royce_phantom_2_-_soymotor.com_0.jpg

Dado el conservadurismo de los clientes de Rolls, era de esperar que la presencia icónica de este modelo no permutase de forma drástica. Así, los diseñadores del Phantom 2018 han instalado una parrilla de ventilación muy similar a la del modelo de hace 15 años, que preside la figura del espíritu del éxtasis, pese a que en esta ocasión presume de un contorno más redondeado y queda en una posición ligeramente más alta, de manera que vaya acorde con su nueva carrocería circundante y de aspecto limpio y moderno.
Esta famosa parrilla queda flanqueada por nuevas ópticas de LED con tecnología láser, rodeados a su vez por un expresivo y elegante anillo de luz diurna que dota al vehículo de un mayor carácter y sensualidad. En este sentido, la firma de lujo ha afirmado con total seguridad que se trata de los faros más avanzados del mundo, capaces de proyectar la luz más nítida hasta 600 metros de distancia. Por debajo de ellos, encontramos un parachoques con tomas de aire fluidas y casi deportivas.
Si nos movemos hasta su lateral, este buque se ha equipado con unas nuevas llantas cromadas de 22 pulgadas y de aluminio con un diseño multiradio que, en su basteza, apenas dejan entrever los enormes discos de freno de esta bestia, cuyo peso es de prácticamente 3 toneladas, lo cual ayuda a consolidarse como uno de los automóviles más seguros del mundo pero también como uno de los menos eficientes. Acorde a sus ruedas, también presenta varios detalles cromados de acero inoxidable sobre su línea.

rolls-royce_phantom_3_-_soymotor.com.jpg

Asimismo, el nuevo modelo de la casa inglesa cuenta con la mayor pieza pulida a mano de toda la historia de la automoción, dígase del marco de las ventanas que acentúa la belleza del contorno del Phantom y armoniza con el diseño de su trasera, donde encontramos una luna mucho más inclinada con el mismo tipo de guarnición exterior y unos pilotos traseros reformados que parecen imitar dos enormes rubíes gemelos y, como ocurre con las luces delanteras, rectangulares y con aspecto LED.
Pero, como no podía ser de otra forma, la mejor parte de esta nueva berlina de hiperlujo queda reservada a su habitáculo, donde la empresa ha quemado todas sus cartas en un exitoso intento de convertirlo en el más suntuoso jamás creado. De este modo, el interior del Phantom 2018 se hace eco de su predecesor, aunque incorpora unos asientos con un nuevo acolchado, más cómodo, una piel más agradable al tacto y un diseño sutilmente más atlético con una arquitectura de madera articulada en su interior.
Pero la madera no sólo va por dentro, sino que se trata del elemento decorativo más presente en la cabina de la nueva limusina, llena de inserciones artesanales y cuyo ensamblaje ha sido mimado como nunca. Además, consta de unas elegantes mesas desplegables en este mismo material y un sistema de infoentretenimiento trasero que se despliega eléctricamente o se retrae del mismo modo con pulsar un botón, por no hablar de la función de masaje que ofrecen todas sus butacas.

rolls-royce_phantom_5_-_soymotor.com.jpg

En este aspecto, Rolls-Royce ofrece varias configuraciones para sus plazas traseras, entre las que se incluye una bancada tradicional con reposabrazos abatible, dos asientos individuales con consola central fija o incuso un asiento eléctrico que podemos convertir en una cama para dormir tan cómodamente o más como en la de nuestra casa. Los conductores, por su parte, no disponen de tantas opciones, pero encontraran dos pantallas TFT de 12 pulgadas bajo un mismo cristal, un fantástico reloj analógico y más surtidos de madera.
En cualquier caso, los cambios interiores de la nueva generación del Phantom van más allá del lujo y la tecnología de vanguardia de la que pueden hacer uso tanto sus choferes como sus dueños. Los jefes de producción de la nueva nave británica querían que fuese el automóvil con motor térmico más silencioso del mundo. Como resultado de este objetivo inicial, han instalado más de 130 kilogramos de aislamiento acústico, nuevas juntas de aluminio, un acristalamiento bicapa de 6 milímetros y neumáticos Silent-Seal.
Por último pero no menos importante, este monstruo de cara amable y engalanada se puede mover con relativa agilidad gracias a un nuevo propulsor delantero longitudinal V12 biturbo de 6,7 litros capaz de producir una potencia máxima de 570 caballos y una torsión total de 900 Newton/metro que se combina con una transmisión automática de ocho velocidades con tecnología asistida por satélite para asegurar que todo el equipo está en perfectas condiciones de uso. Casi nada.

rolls-royce_phantom_4_-_soymotor.com.jpg

Además, este motor cabalga sobre una plataforma de aluminio específica y altamente escalable, ya que se puede adaptar a diversos requisitos de tamaño, peso y tracción –tendrá dos longitudes de batalla: 5,85 o 6,15 metros–, si bien lo más relevante de todo es que es un 30% más rígida. De hecho, la compañía del grupo BMW ya ha afirmado que se empleará en todos sus modelos futuros, donde podemos incluir la próxima generación del Ghost, Wraith y Dawn más el próximo Cullinan, primer crossover de Rolls.
Para asegurarse de que el Phantom VIII sea más cómodo que una nube, ha sido equipado con una suspensión neumática autonivelante que realiza millones de cálculos cada segundo y actúa sobre la dirección y la aceleración con una precisión micrométrica, al mismo tiempo que monta un nuevo eje delante con doble horquilla y un eje trasero –el único motriz– con diferencial autoblocante para lograr sorprendentes niveles de control incluso en las situaciones más hostiles.
¿Se puede pedir algo más? Con un sinfín de sistemas de seguridad y asistentes de conducción, cuatro cámaras, apertura y cierre de puertas automático, un armario con una botella de whisky y sus respectivos vasos, un salpicadero con infinitas posibilidades de diseño –incluso pinturas al óleo, oro o plumas de pavo real–, un techo retroiluminado que imita al cielo estrellado en plena noche con pequeños LED de color cambiante, detalles en porcelana fina y alfombrillas de seda, el único límite es el presupuesto.
Fuente: Soy Motor