Toyota constituye una oportunidad de proveeduría en Querétaro


El clúster automotriz del estado ha previsto que implicará crecimientos en capacidad instalada, producción y ampliaciones para las empresas locales.
Autoparteras asentadas en Querétaro han iniciado el proceso de vinculación para proveer a la armadora de Toyota, en Apaseo el Grande, Guanajuato, pese a los ajustes y retrasos en su instalación.
Después de revelarse que la automotriz nipona aplazará la apertura del 2019 al 2020, aunado a tomar la decisión de producir la línea del modelo Tacoma (camioneta), en vez de Corolla.
El titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Querétaro (Sedesu), Marco Antonio del Prete Tercero, confirmó que diversas empresas han comenzado a vincularse con la armadora. En tanto que la compañía aún no define la selección de proveedores.
“Hay varias (empresas en Querétaro) que ya empiezan a tocar puertas, recordemos que el corporativo de esta planta está establecido aquí en el estado, entonces ya empezamos con la vinculación con proveedores. Es un proceso que no es inmediato, los planes que tenía Toyota eran instalar la armadora y sus proveedores satélites en este complejo, adicional a lo que puede ir desarrollando en el estado y en la zona, seguimos con ese plan, afortunadamente no cambia”, expuso.
En cuanto a la decisión de cambiar el vehículo que se ensamblará en Guanajuato, corresponde a una decisión de mercado, explicó el secretario, puesto que 90% de la producción de Tacoma, producida en Baja California, era absorbida por el mercado estadounidense, dejando un mínimo margen para colocar en México.
Dijo que la capacidad de proveeduría de la entidad tiene las condiciones para migrar la producción de autopartes de un modelo de vehículo a otro, en este caso para una camioneta ligera, como una ventaja competitiva para que las compañías queretanas se sumen a la cadena de proveeduría de Toyota.
“Comentaba con las personas de Toyota que se abre una oportunidad porque nos permite desarrollar proveedores para la fabricación de vehículos ligeros. Recordemos que de acuerdo con el grado de integración, para los Tier 3 hay una gran oportunidad de que se integren a la cadena productiva, especialmente los vehículos ligeros como puede ser el caso de la Tacoma”, añadió.

Capital humano

Además de la proveeduría de autopartes, el estado queretano busca fomentar la formación de mano de obra especializada en la industria automotriz, capital humano que podría ser absorbido por la compañía japonesa, así como por otras firmas que arriben a la entidad.
Con la instalación de la armadora de Toyota, el Clúster Automotriz ha previsto que implicará crecimientos en capacidad instalada, producción y ampliaciones para las empresas queretanas.
La industria autopartera de la entidad reporta crecimientos anuales de 8%, consolidándose como el tercer productor de autopartes del país, de acuerdo con información de la Sedesu.
El informe “La industria automotriz mexicana: situación actual, retos y oportunidades” (Promexico, 2016), exhibe que en el estado se fabrican desde bolsas de aire, hasta componentes para interiores, llantas, faros, estampados, suspensiones, entre otras piezas.
Se estima que en el estado hay cerca de 300 empresas de la industria automotriz, que generan 50,000 empleos.
Fuente: El Economista