Alza de salarios en México con nuevo TLCAN frenaría industria automotriz


Si México incrementa los salarios de sus trabajadores las empresas automotrices mudarían menos sus fábricas al país, lo que recuperaría empleos en Canadá y Estados Unidos.
Pero no porque sean hermanas de la caridad, sino para proteger sus manufacturas.
La mano de obra barata de México no solo es vista como un problema en Estados Unidos, sino también en Canadá, país que desde al menos dos años asegura que México le está robando su industria automotriz.
En enero de 2017 General Motors le arrebató a Canadá el ensamblaje de su camioneta Terrain para trasladarlo a México pues implicaría un menor costo, algo que no agradó al sindicato de trabajadores canadienses de la industria automotriz, que culparon al TLCAN de este tipo de movimientos.
“Esto tomó a todos por sorpresa y es completamente inaceptable […] esta es la versión más horrible del TLCAN y ya es hora de renegociar o desechar” dijo el presidente del sindicato canadiense de trabajadores de automóviles, comunicaciones, energía y papeleros (Unifor) Jerry Dias para la prensa canadiense tras el anuncio de General Motors.
Asimismo, en 2015 el consultor canadiense de industria automotriz, Dennis DesRosiers declaró a la prensa de su país que “tanto el sur de Estados Unidos y México estaban ganando la batalla de inversiones por parte de la automotrices”.
Mano de obra barata, la ventaja competitiva que México se niega a dejar
El aumento al salario está fuera de las renegociaciones del TLCAN, de acuerdo con lo declarado por el secretario de economía Ildefonso Guajardo, en una conferencia que ofreció en la embajada mexicana en Estados Unidos el primer día de la ronda en Washington D.C.
La política salarial corresponde a un esquema interno, de diálogo y construcción de consensos entre los diferentes actores que están en la economía del país y que eventualmente reflejará claramente las condiciones que cada uno de los actores establece en la mesa”.
 

La política salarial corresponde a un esquema interno, aseguro el secretario de economía, Ildefonso Guajardo. 
 
Mejorar las condiciones laborales de los mexicanos no solo traería beneficios a los trabajadores mexicanos del país, sino que también haría más caras las manufacturas mexicanas, lo que volvería más competitivos a EU y Canadá frente a industrias como la automotriz, asegura el experto en comercio Scott Sinclair, investigador para el Centro Canadiense de Políticas Alternativas.
México suele anunciar con agrado la manera en que los bajos salarios de sus trabajadores son una ventaja competitiva frente a sus partes en el mundo, como lo hizo en 2014 en la revista Negocios de ProMéxico.
Fuente: Arena Pública