Industria automotriz, la joya del TLCAN


Un total de 609 fracciones arancelarias del ramo automotriz podrían entrar a revisión en las mesas de negociación, convirtiéndolo en el sector de mayor importancia y el que, de hecho, originó los primeros roces económicos entre México y el gobierno de Donald Trump
En el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el de la industria automotriz se asoma como el sector a disputar y que podría convertirse en “la joya de la corona de las negociaciones”, por la importancia económica que reviste para Estados Unidos y México.
Dentro de este ramo son 609 fracciones arancelarias las que podrían entrar a revisión, de las que 497 tienen que ver con materiales y artículos actualmente exentos de aranceles por importación, 109 están tasados con el 3 por ciento de cobro por arancel, 22 con el 5 por ciento, y uno con el 10 por ciento.
De las negociaciones que se hagan entorno al TLCAN también dependerá el futuro de los Programas de Promoción Sectorial (PROSEC) que ha implementado el Gobierno de México para ayudar a los fabricantes de este sector a importar sus insumos con arancel preferencial.
Los PROSEC han permitido que el ramo automotriz en México sea más competitivo frente a Estados Unidos, pues de acuerdo a la Secretaría de Economía (SE) nuestro país ofrece a las transnacionales automotrices un ahorro de 12.3 por ciento en costos de manufactura de autopartes, un 16.3 por ciento en componentes metálicos, un 9.8 por ciento en componentes de precisión, y un 15.2 por ciento en insumos de plástico utilizados para la industria.
El aporte que hace el sector de los vehículos ligeros al Producto Interno Bruto (PIB) del país se estima en el 3 por ciento del total nacional, y en el 18 por ciento del PIB manufacturero, reconoce la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).
México es el séptimo productor y el cuarto exportador de vehículos ligeros a nivel mundial, y también ha repuntado en la fabricación de vehículos pesados, pasando de producir, hace 10 años, el 17 por ciento de esos vehículos hasta llegar a principios del 2016 a una producción del 35 por ciento de las unidades de carga utilizadas en México, Estados Unidos y Canadá.
Se suma el aporte económico que hace la industria de las autopartes, que en los últimos cinco años ha alcanzado cifras récord de 82 mil millones de dólares por año en productos terminados, y de 65 mil millones de dólares en exportaciones, revela la Cámara Nacional de Autopartes.
Tratado benéfico
El de la industria automotriz es uno los sectores más favorecidos desde que el TLCAN se puso en marcha, así lo reconoce el estudio “La Industria Automotriz Mexicana: Situación Actual, Retos Y Oportunidades”, el más reciente de ProMéxico, la dependencia mexicana de la SE que promueve los negocios internacionales.
Reporta que desde la entrada en vigor del TLCAN, en México ha aumentado la producción de vehículos ligeros y de carga, con una consecuente expansión del ramo de las autopartes, haciendo que nuestro país se ubique como el séptimo mayor productor de automóviles a nivel mundial y el segundo exportador a Estados Unidos; sólo en 2015, el país fabricó 3.4 millones de vehículos ligeros, 39.9 por ciento más que Brasil.
El liderazgo automotriz no es fortuito: México tiene acceso preferente a más de mil millones de consumidores potenciales en 46 países como resultado de la red de Tratados de Libre Comercio y Acuerdos de Asociaciones Económicas que posibilitan el trato comercial con las economías más grandes del mundo, entre ellas las de Estados Unidos, Canadá, Japón y las de las 27 naciones de la Unión Europea, donde se concentra el 64.9 por ciento del PIB del planeta.
Entre el 2010 y 2015 ese sector hizo una derrama de 22 mil millones de dólares, la que se aplicó en la construcción de nuevas plantas y a proyectos de expansión, con la intención de aportar al año una producción de 1.7 millones de vehículos más.
Con las plantas armadoras y de autopartes que opera en el país, actualmente México produce un total de 3.4 millones de vehículos ligeros y casi 200 mil vehículos pesados y de carga.
Sector en expansión
El hecho de que el Gobierno federal haya logrado reducir los aranceles de productos de importación para la operación de la industria automotriz, a razón de un promedio de 13 por ciento al 7.5 por ciento en los últimos años, ha convertido a México en el principal destino de inversión de ese sector.
A la fecha son 12 estados en el país los que cuentan con producción de vehículos, donde la mayor cantidad de clúster industriales para la fabricación de vehículos ligeros se ubican en Guanajuato y en el Estado de México.
El panorama económico que ofrece México, a través de sus Tratados de Libre Comercio y Acuerdos de Asociaciones Económicas, es tan alentador para el sector automotriz que ha logrado atraer a empresas armadoras de vehículos de lujo, como el Lincoln MKZ de la Ford, en Hermosillo, y la camioneta Q5 de Audi, en Puebla; están en puerta otros proyectos como el Mercedes Benz e Infiniti, en Aguascalientes, y el de BMW en San Luis Potosí.
Cubren el territorio
Armadoras que fabrican vehículos ligeros en México: Mazda, Honda, General Motors, Volkswagen, FCA, BMW, Ford, Nissan, Infiniti, Mercedes Benz, Audi, Toyota y KIA.
Las plantas industriales de fabricación de vehículos ligeros se ubican en 12 estados del país:
> Guanajuato
> Estado de México
> Coahuila
> Aguascalientes
> San Luis Potosí
> Puebla
> Baja California
> Jalisco
> Sonora
> Chihuahua
> Nuevo León
> Morelos
Armadoras que fabrican vehículos pesados en el país: Kenworth, Hino, Volkswagen, Man, Hyundai,  Freightliner, Isuzu, Volvo, International, Mercedes Benz, Cummins y Dina.
La fabricación de vehículos pesados se concentra en ocho entidades:
> Querétaro
> Estado de México
> Nuevo León
> Baja California
> Guanajuato
Fuente: Reporte Índigo