T-Roc, el primer SUV compacto de Volkswagen


Volkswagen ha sido sensible a la demanda del mercado y está ampliando su oferta de todocaminos, un tipo de coche cuyas ventas crecen de forma constante, mientras otros las pierden. En el mercado europeo, su peso en el total de matriculaciones ha pasado del 19,8% en 2014 al 25% en 2016.
Y esto, unido a un crecimiento imparable de la oferta, les ha convertido en líderes del mercado, dejando en segunda posición a los compactos que encabeza el Golf.
En este contexto, lanza el T-Roc, que incrementa una gama que ya cuenta con el Touareg y el Tiguan en sus dos versiones, corta y larga. Se coloca por debajo de ellos ya que, con una longitud de 4,23 metros es, por ejemplo, 25 centímetros más pequeño que el Tiguan corto. Además, estos lanzamientos se completarán con la llegada del T-Cross en 2018. Este último modelo, fabricado en Pamplona, toma la base del nuevo Polo y será el más pequeño.

Interior

Su interior recoge el cuadro de instrumentos totalmente digitalizado (Digital Active Info Display) de forma opcional. Asimismo, el T-Roc integra de serie una pantalla de infoentretenimiento de 6,5 pulgadas que puede alcanzar las 8″ en las versiones más altas de la gama.

El SUV arranca con tres versiones de equipamiento. La más básica lleva el mismo nombre que el coche (igual que el Arteon) y, por encima, se sitúan los acabados Style Sport. De serie, incluye elementos interesantes como el sistema Front Assist con función de frenada de emergencia en ciudad y sistema de detección de peatones o aviso de salida del carril Lane Assist.
En el caso de Style, Volkswagen juega con la personalización de éste, hecho inédito en un SUV de la marca. Aparece la tonalidad bitono en la carrocería (techo, pilares A y la carcasa de los retrovisores en contraste) o hasta cuatro colores para las molduras del interior.

Sport es el tope de gama. Se centra en la deportividad con asientos de este calibre y la posibilidad (opcional) de equipar también la pintura bitono. Además, desde su inicio de comercialización se puede pedir el paquete R-Line, con numerosos elementos diferenciadores en exterior e interior. Eso sí, sólo está disponible con los acabados Style y Sport.

Motores

En Alemania, el todocamino se comercializará con seis niveles de potencia (tres diésel y tres gasolina). Los gasóleo son el 1.6 TDI de 115 caballos y 2.0 TDI de 150 y 190 caballos. En los gasolina, el 1.0 TSI de 115 caballos, 1.5 TSI de 150 caballos y 2.0 TSI de 190 caballos. En España no se venderá el diésel de 190 caballos. En nuestro país las primeras entregas se harán durante la segunda quincena de noviembre. Los precios, todavía por definir, serán entre 1.000 y 2.000 euros más caros que el Golf (partirán de alrededor de 20.000 euros).

Las variantes menos potentes (115 caballos) sólo se podrán escoger con transmisión manual de seis velocidades. En las intermedias (150 caballos) aparece la opción automática DSG 7 velocidades, y por último, los 190 caballos sólo estarán disponibles con DSG.
La tracción total 4MOTION está destinada a los 190 caballos (gasolina) y a las variantes de 150 (diésel) caballos automáticas. De no ser así, el T-Roc es tracción delantera.
Las versiones con tracción total incluyen de serie el 4Motion Active Control con selección de perfil de conducción. Mediante una ruleta ubicada detrás de la caja de cambios podemos escoger entre: ‘Street’, ‘Snow’, ‘Off-road’ (ajuste automático de los parámetros) y ‘Off-road individual’ (ajustes variables).
Fuente: El Mundo