5 lecciones que aprender de la industria automotriz


Hablar de China y de Industria Automotriz es cada día más común, pues el progreso de este sector en el paí­s se ha dado de manera espectacular.
En 2005 China se convirtió en el segundo paí­s con mayor fabricación de automóviles y tan solo cuatro años después, en 2009, superó a Estados Unidos convirtiéndose en el principal productor de vehículos a nivel mundial.
Según datos del año 2016, China produjo 28.1 millones de autos; Estados Unidos 12.2 millones y Japón 9.2 millones. En nuestro paí­s se produjeron 3.6 millones, Canadá 2.4 millones y Brasil 2.2 millones. Las principales marcas fabricadas en China son Volkswagen, Hyundai y Nissan.
La pregunta es ¿Cómo ha evolucionado tan notoriamente en una industria prácticamente inexistente en el paí­s en los años ochenta? A continuación un breve análisis de las lecciones que pueden aportar los chinos y su gobierno.

  1. Impone medidas proteccionistas

Actualmente si una marca quiere vender sus autos en China básicamente tiene dos opciones: la primera es que sus vehículos tengan aranceles de importación, o la segunda opción es fabricarlos localmente y con ello tener un precio más competitivo. No hace falta aclarar que la mayorí­a de fabricantes extranjeros optan por lo segundo, haciendo crecer a la industria automotriz.

  1. Asegura la transferencia de tecnologí­a

Además de elevar aranceles y obligarlos a establecerse en China, la legislación gubernamental exige a fabricantes extranjeros formar sociedades conjuntas con fabricantes domésticos y compartir la tecnologí­a con sus nuevos socios. Así­ los chinos aseguran una transferencia de tecnologí­a valiosí­sima que está siendo aprovechada al máximo.

  1. Proyección como fabricante de autos ecológicos

Desde el 2016, China se posicionó como el país con el parque automotriz eléctrico más grande a nivel mundial con más de 660 mil vehículos eléctricos. Y es que estos autos son apoyados por el gobierno chino para mejorar el medio ambiente dados los graves problemas de contaminación de sus grandes metrópolis. Con programas nacionales, se persiguen metas de 8% de vehículos eléctricos e hí­bridos para el 2018, y 12% para el 2020.

  1. Futuro prometedor como exportador de automóviles

Actualmente China exporta apenas 2 millones de vehí­culos al año, pero gracias a las economías a escala alcanzadas se vislumbra un futuro muy positivo como gran exportador.

  1. Electrificación y autonomí­a como piezas clave

Al parecer atrás quedaron los días de clones chinos de marcas consolidadas. El objetivo actual es diseño y tecnologí­a. China está apostando por instalar centros de investigación fuera de sus fronteras y haciendo contrataciones de diseñadores de ingenierí­a automotriz con largas e importantes trayectorias. Todo esto para lograr ser reconocidos como un paí­s fabricante de autos de calidad.
Fuente: TC