Smart Vision: Coches autónomos, ¿ficción o realidad?


En una auténtica fantasía musical para la marca Smart de Daimler, sus ejecutivos no pararon de exaltar las virtudes de Smart Vision. un modelo de conducción autónoma de dos plazas en el Salón del Automóvil de Frankfurt que tiene lugar esta semana, pero el espectáculo sugirió que, en el caso de los vehículos autónomos, la ficción supera a la realidad.
Bloomberg

El espectáculo de Smart, con canciones y bailes, resaltó cómo las características de los coches de conducción autónoma han quedado relegadas a un papel secundario en Frankfurt.

Photographer: Simon Dawson/Bloomberg

Photographer: Simon Dawson/Bloomberg

El máximo ejecutivo de Volkswagen, Matthias Mueller, llegó a una presentación en el mayor salón automovilístico de Europa este año en un autobús de conducción autónoma de forma rectangular, llamado Sedric, y luego ignoró en gran medida la tecnología mientras explicaba los planes de la automotriz alemana para sus modelos eléctricos.
“La conducción autónoma es una maratón”, dijo ante un grupo de periodistas Klaus Froehlich, director de desarrollo de BMW AG, en Frankfurt. “El principal problema es la potencia computacional. El otro tema —y el que más se subestima— es la percepción sensorial del coche”, que quiere decir que los vehículos deben detectar decenas de peatones, ciclistas y otros participantes en el tránsito y anticipar sus movimientos.

Smart Vision. Photographer: Simon Dawson/Bloomberg

Smart Vision. Photographer: Simon Dawson/Bloomberg

Todo el bombo publicitario en torno a una veloz introducción de los vehículos de conducción autónoma ha dado paso a la realidad. Durante una reciente prueba en Berlín, un prototipo de Magna International recorrió de manera vacilante un circuito de poco más de 11 kilómetros después haber conducido por la misma ruta durante meses.
La amplia gama de sensores se asustaba por cualquier cosa, desde globos a la basura de la calle pasando por las vallas con publicidad de campañas políticas.
El entrenador de Cenicienta
Los desafíos, sin embargo, no disminuyen las atractivas perspectivas de los coches autónomos. Una flota de vehículos inteligentes que se comunican entre sí podría significar un transporte más seguro y eficiente y hacer que el tiempo de viaje sea más productivo y menos estresante. Eso está dando pie a muchas ideas como el futurista Aicon Concept de Audi, un espacio de lujo para cuatro personas de conducción autónoma con tecnología de inteligencia artificial.

Audi Aicon. Photographer: Simon Dawson/Bloomberg

Audi Aicon. Photographer: Simon Dawson/Bloomberg

Pero quedan numerosos detalles por resolver antes de que las automotrices averigüen el modelo de negocio detrás de la tecnología. Los automóviles completamente automatizados requieren unos 150 millones de kilómetros de prueba, lo que equivale a más de 3 mil 600 vueltas a la Tierra y se compara con los apenas 5 millones de kilómetros para los sistemas de asistencia convencionales, según BMW. De todos modos, esos desafíos no están frenando la carrera de los fabricantes de automóviles por ser los primeros.
Daimler, que también posee la marca Mercedes-Benz, contempla ofrecer automóviles totalmente automatizados en las ciudades en los próximos tres o cuatro años y cree que estos vehículos coexistirán con los modelos convencionales, dijo en Frankfurt Michael Hafner, jefe de conducción autónoma del fabricante alemán.
Para demostrar su tecnología, Daimler enviará un sedán automatizado Mercedes S-Class a recorrer cinco continentes durante cinco meses para llegar a tiempo para la Feria de Electrónica de Consumo (CES) que se realiza en Las Vegas en enero.
En el musical de Smart, la marca de vehículos para la ciudad presenta una visión saludable del futuro, donde una joven pelirroja es trasladada en forma segura y sin inconvenientes durante una noche en la jungla urbana.

El coche de ojos oscuros, un cruce entre un hada madrina y el carruaje de La Cenicienta, incluso hace de casamentero al emparejarla con un príncipe encantado gracias a una función del vehículo que permite compartir el viaje con perfiles compatibles.
“Tiene los ojos como faros, los mantiene en el camino; cumpliendo una misión, no se detendrá hasta llevarte a tu destino”, cantan en la obra de Smart. “Donde sea que quieras ir, ese auto lo sabrá. Es automático, sistemático, y conduce sin ayuda”.
Fuente: Autos EF