7 coches perfectos para los fanáticos de la nieve y el esquí


Se acerca la temporada de esquí y vas a necesitar algún tipo de transporte para la nieve.
Ya sea para subir a tu circuito de esquí más cercano, aventurarte fuera de la pista en Alaska o hacer un viaje en grupo para practicar snowboard en Suiza, el tipo de auto que uses importa.
Aquí hay una lista de los mejores autos del año, cada uno en su segmento, para un viaje para esquiar.
SUV pequeño: Porsche Macan GTS
esqui-1
Existe una razón de por qué el Macan es el auto más vendido de Porsche, por encima incluso del más grande Cayenne y el más icónico 911. Combina un valiente motor de 360 caballos con un ágil manejo deportivo y suspensión de tracción integral perfecta para las inclemencias del tiempo.
Además combina el lujo de un sedán con la altura y el espacio de un SUV apropiado. Y con un precio inicial de 68 mil 900 dólares, hace todo esto a un bajo precio dentro del segmento de SUV pequeñas de lujo.
SUV grande: Bentley Bentayga
esqui-2
Aquí está el excelente armatoste que quieres que te mime con una calidez proveniente de la madera y el cuero mientras atraviesas las cuestas más complicadas. Tiene un gran motor W12 de 600 caballos con tracción integral y ocho velocidades para analizar con precisión el engranaje exacto mientras cruzas la nieve y el hielo.
Sin embargo, lo más atractivo para los fanáticos del esquí está en el asiento trasero, donde el cuero acolchado, gruesas alfombras, asientos con calefacción, sistema de entretenimiento y sonido envolvente son una mejor opción para soportar el frío que una caseta para esquiadores. Entre los altos ventanales laterales, el techo panorámico y su gran altura, el Bentayga permite vistas espectaculares cuando se toma la ruta panorámica.
Y lo que es más, si quieres experimentar el aire helado, el llamado Asiento para Eventos se desliza y despliega en la parte trasera, permitiendo sentarse con la cajuela abierta. Incluso se ilumina por la noche. Siéntate ahí mientras bebes chocolate caliente y saborea la satisfacción que da el poseer un auto familiar de 229 mil 100 dólares.
Deportivo: Porsche 911
esqui-3
No, no es un chiste. Los Porsche 911 son grandiosos en la nieve; la marca incluso ofrece cursos para conducir en la nieve en su modelo más simbólico.
Lo que es más, Porsche ofrece sets de rines y neumáticos para invierno con gran tecnología, cadenas para nieve y rejillas para esquíes y tablas de snowboard.
Sedán: BMW M760i
esqui-4
Tiene un motor V12 que vence incluso al V8 del más atlético BMW B7 Alpina. Combinado con tracción integral de ocho velocidades y un espacioso y bien ubicado asiento trasero lo suficientemente grande como para acomodar a agotados esquiadores con voluminosas botas, abrigos y bufandas, el M76oi de hecho supera a cualquier otro auto allá afuera.
Los asientos delanteros y traseros con calefacción, techo panorámico (para ver los copos de nieve caer), y luces que iluminan el terreno en las manijas de las puertas — lo mejor para esas oscuras noches en las montañas — vienen de origen.
Vagoneta: Volvo V90 Cross Country

Volvo V90 Cross Country

Volvo V90 Cross Country

Por el dinero, el valor, el desempeño, las características de seguridad y la confiabilidad de un Volvo es difícil de superar. Ese principio también aplica a la conducción en en clima frío. Este modelo de 55 mil 300 dólares tiene un espacioso asiento trasero sobre una suspensión perfecta para conducir por caminos traicioneros.
Con un extraordinario buen manejo y contacto con la carretera, el V90 Cross Country hace que otras costosas vagonetas parezcan superfluas y que los SUV de gran tamaño se sientan hinchados. Es el equilibrio más práctico entre un Subaru y un Mercedes que puede ser elegante sin salirse del presupuesto.
Gran Tourer: Ferrari GTC4Lusso
esqui-6
Este es el Gran Tourer de 4 asientos de Ferrari. Pero ya lo conocías, es ese coche que luce raro a primera vista. El asunto es que se trata de un auto muy funcional; Ferrari lo construyó específicamente como una respuesta a sus devotos clientes que ya tienen otros Ferraris pro que necesitaban uno para llevar a sus casas de invierno.
Tiene un gran motor V12 de hasta 680 caballos, pero lo realmente brillante acerca de él es cómo controla esa potencia: tracción integral, peso bien balanceado y dirección en las cuatro ruedas que le permiten navegar por caminos sinuosos aferrándose a la carretera como a un vicio. Este no es el Ferrari para derrapar.
Si buscas algo que suavice el camino más difícil y lo transforme en un estudio de excelencia italiana mientras al mismo tiempo envuelve a sus ocupantes en lujo italiano hecho a mano como solo Ferrari puede hacerlo, elige el GTC4Lusso (y sí, puedes instalarle una rejilla para esquíes en el techo).
El de fantasía: Lamborghini Aventador
OK, este es uno complicado. Pero vale la pena comentar que el Lamborghini que hizo todas las escenas sobre el lago helado en la película “Fast and the Furious: Fate of the Furious” de hecho hizo todas esas acrobacias. Dale el crédito a Lamborghini y su complejo sistema de dirección en las ruedas traseras y suspensión dinámica que ayudaron a este superauto de 425 mil dólares a surcar ese terreno resbaladizo.
Nada garantiza que no vayas deslizarte por todo el lugar si pones uno de estos sobre hielo, y probablemente se quedará varado en un banco de nieve en el momento en que quieras arriesgarte fuera del camino. Pero si te encuentras con la necesidad de tener un paseo exótico sobr eun lago congelado en Islandia como la pandilla de “Fast and Furious”, estarás preparado.
Fuente: Autos EF

Tags