Invierten millonada en aduanas ¡y nada!


 
Pese a los 84 mil millones de pesos que se han destinado a la modernización aduanera en el sexenio pasado y el actual, México ha fallado en mejorar el tránsito de mercancías.
De acuerdo con cifras del Foro Económico Mundial, desde hace 5 años México ocupa prácticamente la misma posición, entre los sitios 69 y 71, de 137 economías, en materia de competitividad de comercio exterior.
El reporte Doing Business del Banco Mundial señala que para importar un contenedor es necesario usar tres días y se requieren 18 documentos, provocado en gran parte por la carga de burocracia en comercio intrafronterizo.
“El problema es que las aduanas están saturadas, es decir, dado que el comercio exterior de nuestro País está muy concentrado en un solo destino, Estados Unidos, lo que acaba ocurriendo es que todo pasa por aduanas terrestres que tienen que tramitar un volumen muy grande de comercio para pocas garitas”, explicó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.
Desde la Administración de Felipe Calderón se trazaron metas para eficientar el tránsito aduanal y reducir los aranceles.
Lo primero con una estrategia de actualización de puertos de entrada, especialmente en la frontera y para el cual se destinaron 31 mil millones de pesos, así como un plan unilateral de reducción de aranceles, que se abandonó cuando entró la siguiente Administración.
Para este sexenio, con Enrique Peña Nieto, se estima que para el cierre del sexenio se gasten en total 53 mil millones de pesos para perfeccionar proyectos como el Proyecto de Integración Tecnológica Aduanera (PITA), la migración de la Ventanilla Única a su versión más reciente o la ampliación física de garitas en la frontera norte.
“Pero al final del día, las aduanas son una herramienta y existen aun temas en donde los avances aún faltan para lograr que los sistemas alcancen el nivel de volumen de comercio que tiene México”, explicó Luis Enrique Zavala, vicepresidente de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM).
Sin embargo, esto no se ve reflejado en la percepción de los extranjeros que elaboran dichos índices.
“El gran problema que seguiremos teniendo en México, mientras no cambiemos la observancia de la ley, es que mientras que en el mundo hay aduanas que se vuelven facilitadoras, nosotros tenemos unas que son inspectoras”, dijo Manuel Díaz, presidente de Grupo Ei, una de las mayores agencias comerciales del País
Fuente: Reforma