GM pone fecha al fin del Aveo en San Luis


La planta potosina producirá las SUV Equinox y Terrain

La planta San Luis de General Motors dejará de producir este mes el modelo subcompacto Aveo, que fue el más comercializado en México de 2011 a 2015, y la nueva versión de este modelo se importará desde China, informó el director de Mercadotecnia de la armadora, Pedro Ruiz.
La planta potosina se habilitó para producir las camionetas del segmento SUV, Equinox y Terrain, durante este 2017, aún antes de que se anunciará la decisión de dejar de producir el Aveo, considerado el auto insignia de la producción de la armadora norteamericana en México y que se mantuvo en el gusto de los automovilistas nacionales durante 5 años consecutivos y aún hoy se encuentra entre los cinco vehículos de su tipo más vendidos.
En lo que va del año, según la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), se han vendido 59 mil 453 unidades Aveo, mientras que el total de los 28 modelos del segmento subcompacto comercializados de enero a noviembre es de 500 mil unidades, incluido el Aveo.
Antecedentes
Como se recordará, General Motors amenazó con traerse la producción de la camioneta deportiva compacta Chevrolet Equinox, uno de los modelos más favorecidos en el mercado de América del Norte, a la planta potosina cuando las negociaciones con el sindicato de trabajadores del sector automotor de Canadá se empantanaron, lo que llevó a la sección 88 de Unifor a declarar la huelga el pasado 17 de septiembre, paralizando la producción de la armadora.
Un mes después de iniciada la huelga, ambas partes llegaron a un acuerdo pero la automotriz se negó a declarar la planta de Ingersoll como la principal fabricante de la Equinox, argumentando que necesitaba flexibilidad para atender las demandas del mercado.
El presidente de Unifor, Jerry Dias, acusó a la armadora de declararle la guerra a Canadá y de amenazar con incrementar la producción en México y disminuir la de Intersoll, sin embargo la automotriz respondió que no pretendía descuidar la planta canadiense, en la que ha invertido 800 millones de dólares, lo que debería bastar a los trabajadores para demostrar que tienen pensado seguir produciendo vehículos ahí.

Fuente: Plano Informativo